Por Luis Aranguren
11 diciembre, 2019

Como un escudo de fuerza, estas cítricas frutas mantienen al felino lejos pues parece que las odia de todo corazón.

Por mucho que los queramos, tener un gato en casa no es un tarea fácil pues suelen ser almas libres que no temen en destruir lo que esté a su paso. Pero hay técnicas que parecen increíbles, formas en las que evitarás que destruyan tus bienes más preciados.

Ese es el caso de Victor, un gato extrovertido que suele tumbar todo por doquier pero que tiene un miedo tan inexplicable como extraño.

The Dodo

Su dueña desde que llegó a casa siempre supo que lo que más odia en la vida es a las mandarinas, algo que pasa con todos los cítricos parecidos. Generalmente ella siempre suele tener estas frutas lejos del gato pero hay un momento en el que son útiles según Irene Olocco a The Dodo.

“Estábamos juntos en el sofá, agarré una mandarina y, cuando comencé a pelarla, siseó y salió corriendo”.

-Irene Olocco

Es por eso que usó esta técnica para mantener al espíritu de la navidad en casa y rodeó el árbol junto a otros adornos de cítricos.

The Dodo

Algunos creerían que es maltrato pues le enseñan a través del miedo pero hay que vivir con él para saber cómo es su comportamiento. Cuando se trata de obedecer las reglas de la casa no es el mejor, necesita un incentivo para obedecer.

“Comencé a poner naranjas o mandarinas en los muebles donde no quería que se subiera y funcionó”.

-Irene Olocco

Esto lo tuvo que hacer tras cansarse de ver cada mañana adornos navideños tirados en el suelo, nadie creería la cantidad de mandarinas y naranjas que gasta pero es justo y necesario. Seguramente más costoso le saldría reponer todos sus muebles y adornos.

The Dodo

Por suerte el árbol de Olocco está a salvo, aunque siempre hay un felino rondando a la espera de que se vaya alguna de esas mandarinas.

Puede interesarte