Por Gillian Armstrong
7 junio, 2017

Decenas de fotos hacen de este perro la compañía más incondicional.

Los perros son nuestros amigos fieles. Están presentes en las buenas en las malas, cuando estás feliz, celebran, cuando estás triste, te confortan, y hay casos que en los que vas al baño, pues… también van. Y si no tienen ganas, están allí de todas formas, a tu lado o en tu misma ropa interior. 

Eso es lo que le sucede todos los días a Martin Chotters, quien tiene a un tierno pug como mascota que no lo deja ni siquiera cuando tiene que hacer sus necesidades. Pero lo más gracioso de todo es que mientras espera a que termine, tiene como su lugar favorito a los mismos calzoncillos que su dueño baja para “hacer lo suyo”.

Cuando él y su prometida adoptaron a Nigel, se dieron cuenta de que su privacidad ya no sería la misma, pero lo aceptaron de la mejor forma.

“Cada vez que voy al baño él entra y mientras hago lo mío, él se sienta en mis boxers”, comenta Chotters.

“Si cierro la puerta él la rasga. Es tan extraño haber perdido toda mi privacidad, no puedo tener ningún momento de paz”, dice el hombre de 26 años, quien si bien confiesa que al principio fue algo incómodo, hoy agradece tener a alguien con quien “hablar” mientras se relaja.

Ya es todo un ritual, y Nigel parece ser muy feliz haciendo eso.

“Puede ser alguien muy pegote, pero resulta que si ahora vemos que no nos sigue a todas partes sería como ‘Nigel, ¿dónde estás?'”, comenta sobre su fiel compañero.

Conoce a Nigel, el perro más feliz de acompañar a sus dueños al “hacer lo suyo” al baño.

Mercury

Tal vez el olfato no es lo suyo, pero la verdad que no le importa ni en lo más mínimo

Mercury

Todos los calzoncillos van bien para él. Son su lugar especial

Mercury

Estando allí, es el perro más protegido de todos

Mercury

Por lo menos, sus dueños siempre tendrán a alguien con quien hablar mientras se relajan

Mercury

Pero lo más importante de todo, es que el más feliz de todo es nada menos que Nigel

Mercury

“Desde el momento en que llegó a nosotros, simplemente nos enamoramos”

Mercury

Y al parecer yo también lo estoy…

Mercury

Y tú, ¿quieres un Nigel para tu baño?