Por Mariana Meza
26 marzo, 2021

Todo lo que hace un perro como mascota de una familia, lo replica Titine, la tórtola de Selena y Clémence, quienes la encontraron cuando era un bebé y cayó de un nido en el jardín de su casa en Francia.

En gustos no hay nada escrito. Esta es una frase que queda bien en todo ámbito de la vida, incluso cuando se trata de animales. Resulta que dos hermanas en Francia rescataron a un tórtola que cayó de un nido en el jardín de su casa y desde ese momento se hicieron inseparables. Hoy es su mascota y se llama Titine.

Captura video Charente Libre

Todo lo que hace un perro como mascota de una familia, lo replica Titine, la tórtola de Selena (8) y Clémence (13). A veces juegan en el comedor de su casa y el ave llega para posarse en sus cabezas. Cuando se sientan a tomar el desayuno en la mañana, llega para recibir un poco de comida.

En julio de 2020, las hermanas Selena y Clémence Lanterne, de Plaizac, Francia, encontraron a una pequeña tórtola bebé que había caído de un nido en el jardín de su casa. Sin dudarlo dos veces, la tomaron y comenzaron a hacerse cargo de ella. No querían que muriera.

“Miramos qué podíamos darle de comer y compramos algo de comida para perros que trituramos. Y las niñas le dieron agua con una pipeta en Doliprane”, contó al medio francés Charente Libre, Carine Lanterne, madre de las niñas. “Pensamos que se iba a escapar pero se quedó”, añadió.

Captura video Charente Libre
Captura video Charente Libre

Y al igual como comentó Carine, el ave nunca se fue, incluso cuando todos salieron de vacaciones por una semana en una casa rodante. “Pasó toda la semana con nosotros en la casa móvil, en la terraza, y nunca se fue”, dijo la madre.

Captura video Charente Libre
Captura video Charente Libre

Titine se transformó en un miembro más del clan familiar y hoy comparte con ellos como cualquier otra mascota lo haría. “Cuando no estamos en casa, ella vive en una jaula grande que le compramos, pero tan pronto como uno de nosotros está allí, está libre. Viene a posarse en nuestras cabezas, a veces pica un poco en los platos de la mesa. Lo amamos”, finalizó la madre.

Puede interesarte