Por Catalina Maldonado
18 agosto, 2022

Leandro, de 11 años, sintió que su mundo se derrumba cuando su mejor amiga, Mili, había desaparecido. Gracias a un uniformado que la reconoció y la subió al auto, este par se pudo unir. “El niño nos dijo que salvamos a su familia”, afirmó el hombre.

Todos los que tuvimos mascotas cuando pequeños, sabemos el apego que se forma con ellos. Pasan de ser criaturas desconocidas, a ser mejores amigos para muchos. Por eso, cuando llegan a faltar, de todas maneras sufríamos.

Así le ocurrió al pequeño Leandro de 11 años, cuando se dio cuenta que su perrita Mili había desaparecido de su casa en Brasil y no había rastro de ella.

Juninho Giugni

Junto a su familia, buscaron a su cachorra por todas partes, pero no la encontraron por ninguna parte. Sin embargo, el destino no estaba listo para quitarle a Leandro a su mejor amiga y compañera de juegos. 

Por eso, Mili llegó a manos de un bombero local llamado Juninho Giugni, quien fue alertado de que un perrito se encontraba solo en la calle. El cachorro vestía un suéter limpio, por lo que se suponía era de un hogar y estaba perdido.

Juninho Giugni

Giugni sospechó que la perra era una mascota desaparecida y decidió mantenerla a salvo hasta que pudieran encontrar a sus dueños, sin darse cuenta de cuánto significaría eso para Leandro.

Después de preguntar, Giugni se enteró de la búsqueda desesperada de Leandro y su familia por un perro que se ajustaba a la descripción del cachorro que había rescatado. Y en poco tiempo, pudo localizarlos.

Giugni condujo hasta la casa de la familia, donde el pequelo Leandro se sentó al frente con el corazón roto. “Cuando llegamos, estaba llorando de alivio”, dijo Giugni a The Dodo. “Su reunión fue mágica”.

“Estábamos emocionados”, dijo Giugni. “Leandro nos dijo que salvamos a su familia”.

Y si bien rescata animales a diario, fue muy especial ver la curación de un corazón roto como el de Leandro.

Puede interesarte