Por Cristofer García
7 septiembre, 2021

Carter y Piper, su pug, son mejores amigos. Por ello, cuando el peludo se extravió en las calles de Genesee, en Michigan, Estados Unidos, quedó en una profunda tristeza. Están nuevamente juntos.

De las personas situaciones que puede vivir un niño es la pérdida de su mascota, cuando se van de casa por error y luego no encuentran la forma de regresar. Pero así como la tristeza es mucha cuando se no están, cuando se vuelven a reencontrar la alegría es inmensa.

Un caso que representa muy bien ocurrió con Carter, un niño del condado de Genesee, en Michigan, Estados Unidos, tuvo que lidiar con el desespero y la tristeza cuando su pequeño pug de 2 años, Piper, escapó de su hogar. Ellos dos literalmente se aman, por lo cual la situación era delicada.

April Licata

Esto ocurrió a finales de 2019, cuando la familia se preparaba para celebrar la próxima Navidad. De hecho, esta situación casi les arruina la fiestas, luego de que April Licata, la madre de Carter, dejara salir a Piper a ir al baño y este no regresara.

A pesar de que lo buscaron por todos lados, siendo un perro pequeño no podía ir muy lejos, no lograron encontrarlo. Así pasaron las semanas y la desesperanza crecía con el pasar de los días.

April Licata

“Estábamos todos enfermos. Los niños mayores no querían tener nada que ver con la decoración del árbol de Navidad y fue un Día de Acción de Gracias muy sombrío para ellos”, contó April en conversación con The Dodo.

April Licata

Fue el Refugio de Animales del Condado de Genesee el que encontró al peludo y se comunicó con la familia. Los padres al enterarse brincaron de alegría, pero sabían que alguien estaría más feliz con el regreso del peludo: su hijo Carter. Por eso decidieron darle una sorpresa.

April Licata

“Mi esposo y yo íbamos a cenar y, sinceramente, hubo un grito de alegría en el auto. ¡Nos sorprendió y regocijó!”, dijo April.

De esa forma, buscaron al peludo hasta refugio y mantuvieron la noticia en secreto. Lo siguiente que hicieron fue llevar el perro hasta la escuela cuando buscaron a Carter y ahí le dieron la noticia. El pequeño no pudo evitar llorar de la alegría y conmoverse, no lo podía creer. Mientras, el perrito también estaba alegre de reencontrarse con él.

Puede interesarte