Por Monserrat Fuentes
19 diciembre, 2018

Lo abraza y le canta canciones para que pueda dormir.

La hermosa historia de solidaridad y compañerismo entre un niño de 11 años y un cachorrito abandonado ha conmovido a miles de internautas alrededor del mundo. Rommel, a pesar de ser apenas un niño, ha tenido una vida muy difícil y llena de pobreza.

No tiene hogar, por lo que las calles de Filipinas se convirtieron en su casa, a penas tiene para comer y si no fuera por la limosna que algunas personas le dan ni podría sobrevivir.

 Maria Kabs/Facebook

No tiene nada material para ofrecer, demostró que la riqueza de su corazón es mucho más grande al adoptar a un pequeño cachorro que fue abandonado y que bautizó con el nombre de Badgi.

Ahora Rommel y el cachorro son inseparables, hacen todo juntos y se acompañan. Al niño le gusta mecer a Badgi como si fuera un bebé y trata de darle los mejores cuidados.

Maria Kabs/Facebook
Maria Kabs/Facebook
Maria Kabs/Facebook

Aunque no lo parezca, el menos sí tiene padres, pero cuando se divorciaron lo abandonaron y tuvo que comenzar a vivir por su cuenta. Una mujer llamada Maria Kabs lo vio junto al perro en las calles y subió un video de ellos en su cuenta de Facebook, gracias a eso muchas personas se han ofrecido para brindar ayuda a Rommel y a Badgi.

Mira aquí el video.

Un gran ejemplo de solidaridad.

Puede interesarte