Por Romina Bevilacqua
24 enero, 2015

Suena extraño, pero así como hay playas de arena blanca, otras amarilla y algunas negras, en Hawáii la playa Papakolea cuenta con una orilla de una impresionante tonalidad verdosa. También conocida como Green Sand Beach o Mahana Beach, esta es una de las cuatro únicas playas de arena verde en el mundo –existen otras dos en las Islas Galápagos y una en Noruega–.

Pero su singular color no viene sin una interesante explicación. El color de la arena verde olivo proviene de la presencia de una piedra semipreciosa de color verdoso llamada olivino, que proviene del cono de cenizas de Pu’u Mahana, un volcán de 49.000 años de antigüedad en el suroeste de la grieta de Mauna Loa. La fuerza erosiva de las olas del océano en la base del cono de cenizas del Pu’u o Mahana, ha extraído olivinas fuera de la ceniza y las ha depositado en la playa, dando a la arena un precioso tinte verde. ¿Quién hubiera imaginado que los desechos volcánicos pudieran ser tan hermosos?

De lejos la playa Mahana o Papakolea se ve como cualquier otra

15618149393_fccce18fa8_z

Pero una vez que te acercas puedes notar el singular color verde esmeralda en la arena

15618149543_fc01fea468_z

Su color oliva proviene de unas piedras semipreciosas llamadas olivino

16050491448_69cd1df328_z

 

Esto es la llamada arena de oliva

16212119726_141e96d1d1_z

 

Y así se ve de cerca

16050491068_76aafbc985_z

Visto en: Diario Ecología

Puede interesarte