Por Monserrat Del Pino
6 febrero, 2019

El animal llevaba 15 años transportando extranjeros.

Mientras que en Camboya y el resto del sudeste asiático mejora la economía debido al estallido de turistas que han alojado durante los últimos años, esta situación no ha sido tan favorable para los animales de la región, quienes son sometidos a duras condiciones con el objetivo de entretener, transportar e incluso alimentar a los turistas.

Y de este terrible trato fue víctima el elefante Sambo, quién murió de un ataque al corazón mientras trasladaba en sus espaldas a unos turistas en las ruinas de Angkor, con 40 grados de temperatura.

Facebook: Yem Senok

Sambo, quién según lo informado por el Phnom Penh Post tenía entre 40 y 45 años, había estado caminando sin parar durante 40 minutos. El diario también citó al Manager de la Compañía de Elefantes de Angkor, quien dijo que se encontraban muy tristes por la pérdida.

Facebook: Yem Senok

Esta situación es cada vez más común en Camboya y Tailandia, donde los elefantes son utilizados para transportar a los turistas por largos tramos o para hacer trucos con el objetivo de entretenerlos. Es por esto que muchos jóvenes y ambientalistas llaman hoy al turismo responsable, que solicita no asistir a las atracciones que incluyan el trabajo de animales.

Mientras que miles de animales continúan día a día sufriendo a manos de turistas, no solo elefantes sino también tigres drogados para fotografías o monos heridos para trucos), se ve una luz de esperanza con cada vez más personas que se rehusan a participar de estas prácticas y cada vez más lugares que refugian y defienden la vida de estos animales.

¿Qué piensas tú sobre lo que le sucedió a Sambo?

 

Puede interesarte