Por Ronit Rosenberg
22 octubre, 2018

La perrita nació así y la adoptaron sabiendo que sería muy especial. No se equivocaban.

No puedo ver ni oír, pero es una perrita muy especial. Opal, de 8 meses, experimenta el mundo muy diferente al resto de los perros y humanos, pero eso no la impide disfrutar la vida junto a sus amos. Su momento más feliz del día es cuando su humano regresa a casa. Ella lo siente antes de que entre. 

@opalthedoublemerle

Opal nació ciega y sorda y tuvo muchísima suerte de ser adoptada por dos humanos de grandísimo corazón. Christina Bray y su esposo la encontraron a través de un grupo de rescate animal con necesidades especiales en Idaho, Estados Unidos. Desafortunadamente, Opal nació así por culpa de un cruce de razas irresponsable.

@opalthedoublemerle

Adoptar ya es un gran mérito y gesto muy noble, pero adoptar a un animalito con secuelas graves de salud como las que tiene Opal es de otro nivel. Pero ellos, apenas la vieron, supieron que se la llevarían a casa y que sería su mejor y más fiel compañera.

@opalthedoublemerle

Christina y su marido están tan encantados con Opal y con su magnífica forma de vivir, que le han creado una propia cuenta de Instagram, donde comparten videos y fotos de la cachorra. Hasta el momento ya tienen cerca de los 5 mil seguidores.

Recientemente, compartieron un video de cuando su papá (el esposo de Christina) llega a casa. Opal, antes de que él entre, empieza a inquietarse. A través de su olfato y un maravilloso sentido -que todos los perros tienen, pero ella ha desarrollado más por necesidad- sabe que está por llegar.

Cuando se acerca, empieza a ladrar en aviso y felicidad. Ella lo espera en el jardín frontal y una vez que entra, comienza a olerlo ávidamente y lo reconoce de inmediato. Lo lame hasta no poder más de la felicidad, es muy dulce.

@opalthedoublemerle

“No sé como puede saber la diferencia porque nuestro vecino también estaciona allí y ella no le presta atención”, constató Christina a través de Instagram acompañando la publicación.

Opal es muy juguetona, cariñosa y una gran compañera. No se equivocaban cuando la adoptaron; ella es, sin duda, una perrita ángel demasiado especial que da lecciones de vida día a día con su optimismo y fuerza de salir adelante. Ella no sabe que es diferente, simplemente vive como sabe hacerlo; con máxima gratitud y felicidad.

Puede interesarte