Por Alejandro Basulto
25 agosto, 2020

“Nunca podré encontrarle un hogar”, pensaba, perdiendo las esperanzas con este gato tuerto. Pero la señal estaba muy cerca. Y lo obligó a adoptarlo.

Amar a un gato no siempre es sencillo. Porque a diferencia de sus competidores por el amor de los humanos, los perros, estas mascotas se caracterizan por tener diferentes personalidades y maneras de relacionarse con sus amos, que van desde la hostilidad y la total indiferencia a un afecto y cariño abiertamente declarado a sus cuidadores. Es por eso que adoptar a uno de estos pequeños felinos, puede tornarse en una decisión compleja y difícil, donde los pros y los contra no pueden ser ignorados. Situación que vivió el usuario RVilla de Good News Network, quien contó cómo fue encariñarse del minino de su difunta tía.

Good News Network

Esta familiar había fallecido hace unos meses, por lo que este usuario estaba en el proceso de limpiar su casa, cuando entre eso y otras responsabilidades, empezó a sentirse considerablemente saturado.

Más encima, estaba el caso del gato de su difunta tía, que se encontraba en el garaje de un amigo de ella, y que por diversas razones, no estaba en condiciones de llevarlo al veterinario. A pesar de su preocupante estado de salud, ni siquiera le habían realizado un chequeo. Por lo que la misión de RVilla era llevarlo para que lo traten y después encontrarlo un hogar.

Good News Network

Sin embargo, la realidad del gato era mucho peor de lo que él pensaba. Este minino tenía numerosas afecciones a su salud, siendo su ojo visiblemente lesionado, el más afectado. Tanto así, que necesitó ser removido quirúrgicamente.

Deteriorada condición a la que se le sumaba una grave desnutrición, lo que hacía muy difícil encontrarle una familia. “Nunca podré encontrarle un hogar”, pensó. Y fue en ese momento cuando observó el fregador cubierto de una pintura vieja y sucia, que parecía un ángel mirándolo.

Ahí se dio cuenta que tenía que echar atrás ante su antigua decisión de no adoptar a otro minino sin hogar, y darle a Willy, el roñoso felino de su difunta tía, un hogar y una familia con él.

Good News Network

“Era solo un arreglo extraño de pintura y drenaje, pero eso no disminuyó su mensaje. Habló alto y claro (…) Han pasado años desde que Willy apareció (…) Nunca le encontramos un hogar porque todos nos enamoramos de él y de su peculiar personalidad (…) Es gordo y feliz y se ha adaptado muy bien a ser un adorable gato tuerto mimado”

– redactó RVilla para Good News Network.

Luego de años de pintura y agua, la figura del ángel sigue ahí, para recordarle todos los días a RVilla ese bello momento en que le dio cuidados, cariños y un hogar a Willy, además de ayudarle a mantener siempre presente en su memoria viva, que todos pueden ser ángeles.

Good News Network

Hermoso.

Puede interesarte