«Nos dimos cuenta de que sería imposible hacer una lista y decidir qué perros serían rescatados de esta vida horrible, y cuáles se quedarían atrás», dijo Danielle.

Danielle Eden y Rob Scheinberg, son un matrimonio de King City, Canadá, que decidió fundar en el 2014 un refugio para perros que se llama «Dog Tales» o en español, «Cuentos de perros». Se trata de un paraíso de 20 hectáreas en donde los perros, en su mayoría ancianos, discapacitados o que fueron maltratados en su pasado, pueden correr, jugar y recostarse a descansar bajo la sombra de los árboles.

enhanced-17854-1456870685-2
Fuente

La pareja ya ha rehabilitado y le ha encontrado hogar a cientos de estos perros en los 2 años que existe el refugio. Sin embargo, no hay duda de que su último proyecto, es lo más maravilloso y bondadoso que han hecho jamás. 

enhanced-1108-1456872204-9
Fuente

Ambos, Danielle y Rob son oriundos de Israel, y por lo mismo, sienten un compromiso especial con los perros de ese país. Así, durante un viaje en enero de 2016, visitaron un refugio con la intensión de adoptar a los 10 o 20 perros en peores condiciones de salud con tal de llevarlos a Canadá y ayudarlos. Sin embargo lo que se encontraron les partió el corazón en mil pedazos, y los obligó a tomar medidas extremas.

Captura-de-pantalla-2016-03-04-a-las-10.23.27
Fuente

El refugio que visitaron era un completo desastre. Estaba infestado de ratas. Había 6 perros por cada jaula (el lugar tenía capacidad para 70, pero había 250 perros). Se peleaban por hogazas viejas de pan, estaban desnutridos y sus cuerpos repletos de pulgas y garrapatas.

«¿Qué perros nos necesitan más? Todos ellos nos necesitan. Nos dimos cuenta de que sería imposible hacer una lista y decidir qué perros serían rescatados de esta vida horrible, y cuáles se quedarían atrás. Finalmente optamos por comprar el refugio y quedarnos con los 250 perros».

– dijo Danielle Edén en un comunicado a los medios que cubrieron la noticia. –

enhanced-22418-1456874540-1
Fuente

Desde entonces, 90 perros ya han sido trasladados a refugios más adecuados dentro de Israel. 25 hicieron el viaje hasta Canadá. Y 150 siguen esperando. Además, reunieron un equipo para limpiar el refugio y hacer que los perros estén más cómodos. Todos recibieron la atención veterinaria necesaria. No volverán a comer pan. ¿Y lo más importante? El personal está trabajando con ellos todos los días para enseñarles a socializar y a confiar de nuevo en el hombre, con la intensión de que algún día puedan encontrar un hogar en donde los cuiden y les entreguen todo el amor que se merecen.

Todos ellos buscan un hogar. ¿No los adoptarías?

enhanced-19045-1456873949-2
Fuente

¿Qué te parece el trabajo que ha estado haciendo este matrimonio?

Puede interesarte