Por Lucas Rodríguez
4 marzo, 2019

“¿Acaso soy un padre ahora?”, se preguntó Paris Zarcilla cuando se levantó una mañana y encontró a una gata con gatitos que nunca había visto antes.

Estas son exactamente el tipo de historias que alimentan a la gente detrás de las películas de Disney y Pixar. Aunque la gran diferencia entre ambas es que en la vida real, hay muchas menos canciones y montajes cómicos, y muchos más “dios mío, qué hago con este animal”. 

Paris Zarcilla

Si no me creen, pregúntenle a Paris Zarcilla por su Twitter. Al igual que cualquier otra mañana, Paris se levantó para comenzar a hacer sus responsabilidades y comenzar con su día. Pero algo no estaba bien.

Su habitación estaba impreganda de un olor extraño. Cuando se sentó sobre su cama, escuchó que alguien lo regañaba en un idioma que ni conocía ni sería capaz nunca de entender. Resulta que bajo su cama, una molesta madre le estaba pidiendo algo de consideración por su camada de gatitos recién nacidos. 

“Acabo de encontrar un gato que no es mío bajo mi cama y acaba de tener gatitos”.

–Paris Zarcilla por Twitter

Cuando los gatos estuvieron un poquito más grandes, Paris llevó a la gata y sus crías al veterinario. Planeaba revisar si tenía un microchip y así poder acercarla de regreso a su dueño original. Pero la gata no tenía nada. 

Sabiendo que se engañaba si es que decía no querer quedarse con ella, Paris la adoptó. Bautizada como “Forever”, por cómo cambió para siempre la vida de su dueño, la gata y sus crías ahora son parte de la residencia Zarcilla. 

Los gatitos ya han alcanzado la edad adulta, transformando la vida cotidiana de Paris en algo muchísimo más aventuresco e impredecible de lo que él nunca esperó que sería. 

Puede interesarte