Por Juan David Montes
8 julio, 2016

Esto es maltrato y NO es divertido.

Gracias a una llamada que alertó sobre una tortuga cubierta con pintura roja, la organización de protección animal Florida Fish and Wildlife Conservation Commission atendió la denuncia de inmediato y pudo rescatarla de esta situación, que si bien no hubiera causado una muerte inmediata al animal, podría haberle causado varios problemas eventualmente.

Según Joanna Fitzgerald, directora del Von Arx Wildlife Hospital, se trata de un caso evidente de tortura animal:

«La gente puede creer que esto es una broma o una travesura tonta, pero no lo es: una criatura viva nunca debería ser sometida a este tipo de abuso».

A largo plazo, la pintura podría tener diversos efectos negativos, desde ser llamativa para otros depredadores hasta impedir la recepción de rayos UV y afectar su sistema respiratorio e incluso infiltrar químicos residuales en su sistema sanguíneo.

Para limpiar a la tortuga se necesitaron cuatro días.

13516391_1394530877240379_3721295711472532942_n
Conservancy of Southwest Florida

Se utilizó un limpiador no tóxico, elaborado a base de soya.

Su aplicación requirió que la tortuga se apoyara en su caparazón durante períodos de 20 minutos, lo cual resultaba estresante para ella.

1--pQXrW3v93KqjZs0k6FlMw
Conservancy of Southwest Florida

Posteriormente fue liberada a un territorio de la Florida donde había más tortugas de su especie.

Puede interesarte