La pequeña alzaba los brazos para llamar su atención.

Los animales suelen ingeniárselas para encontrar agua y así saciar la sed y mantenerse vivos. Y aunque a veces les cueste hacerlo, la mayoría del tiempo lo logran sin mayores problemas. Tal como hizo esta ardilla, que no soportaba el calor y necesitaba refrescarse con un par de sorbos de agua.

Y lo hizo de la forma más fácil.

La necesidad a veces nos hace hacer ciertas cosas que en otras ocasiones no haríamos. Bien lo sabe este animalito, que por lo general no se acercaría a un humano… no si no tuviera una botella de agua con la que saciar su sed cuando el calor azota.

Resulta que Paul Camps, junto a su novia, ambos de Gloucester, estaba visitando el Gran Cañón durante el fin de semana y fue testigo de un impresionante acercamiento con una sedienta ardilla salvaje. El animal al verlo, comenzó a seguirlo de una manera bastante extraña, y en un momento alzó sus brazos hacia él.

Paul, asombrado, le pidió a su novia que sujetara su botella de agua para tomarle una foto al animal con su teléfono, pero según el joven, apenas le entregó la botella a su novia, la ardilla comenzó a levantar los brazos hacia ella.

Youtube @Storyful Rights Management

Era obvio que estaba sedienta y quería un sorbo.

Youtube @Storyful Rights Management

Así que Camps abrió la botella y se la extendió para que bebiera. La ardilla comenzó rápidamente a afirmarla con sus dos patas delanteras y bebió hasta que el agua se acabó, según muestran las imágenes captadas por los jóvenes, que hoy cuentan con más de 38 mil reproducciones en Youtube.

¡Sí que estaba sedienta!

Puede interesarte