Por Antonio Rosselot
10 febrero, 2020

Hace un tiempo, Trixie fue la primera perrita en recibir un implante de marcapasos en la historia de México. 14 médicos, tanto veterinarios como cardiólogos de humanos, entregaron sus conocimientos para salvarle la vida a esta poodle y mejorarle su calidad de vida en un 100%.

A continuación les contaremos la historia de un adelanto tecnológico en la medicina veterinaria de México, la que permitió salvarle la vida a una pequeña perrita que estaba luchando por mantenerse despierta y viva.

Hace poco más de dos años, veterinarios y cardiólogos de la ciudad de Puebla se unieron para ver el caso de Trixie, una perrita poodle de 9 años de edad en ese entonces, que tenía una grave bradicardia. Esta enfermedad es de origen coronario y hace que el corazón del animal le lata con menos frecuencia de la debida: por lo mismo, Trixie se cansaba muy rápido al hacer cualquier actividad.

Instituto Cardiovascular de Puebla

Así fue como 14 especialistas de la medicina, tanto humana como veterinaria, decidieron juntar fuerzas para ayudar a Trixie mediante un método conocido pero pocas veces aplicado en animales: un marcapasos.

Juan Carlos Pérez, cardiólogo y director del Instituto Cardiovascular de Puebla, señaló que la cirugía duró alrededor de 2 horas y que contó con una intervención de profesionales expertos en marcapasos. En cuanto a las expectativas de vida de Trixie, los objetivos fueron que la perrita pudiese tener más autonomía y energía para hacer sus cosas, mejorando su calidad de vida.

«Esto fue muy bonito, porque es la primera vez que se hace en este país. Todo fue una programación gratuita y todas las voluntades se sumaron, tanto de los veterinarios como de los cardiólogos de humanos, resultando en que todo fuera bueno».

Juan Carlos Pérez, cardiólogo y director del Instituto Cardiovascular de Puebla

A continuación, les dejamos un clip de 10 minutos en el que pueden ver los pormenores de la operación de Trixie con lujo de detalles:

Los adelantos en la medicina, sumados a la valentía de aquellos profesionales de la salud que desean mejorar las condiciones de vida de los animales enfermos, son un gran aporte a la mantención de las especies en este mundo, y hay que celebrarlos por eso.

Y por otro lado, hicieron que una familia evitara sufrir la pérdida de un ser querido, como lo es Trixie. No sabemos cómo está actualmente, ¡pero esperamos que esté recuperada y con mucho ánimo para vivir!

Puede interesarte