Por Luis Lizama
20 julio, 2021

Es portero en el municipio de Guarujá (Sao Paulo, Brasil) y, a pesar de no sobrarle dinero, rehusó el ofrecimiento.

Y tiene mucha razón. En un mundo donde todo gira en torno al dinero, cuesta encontrar personas con capacidad de mirar más allá. Cláudio José Santana Claudino se ha hecho viral por una noble actitud, pero también por su humildad y buenos sentimientos.

El día 15 de julio, sin querer se encontró con Tom, un perro que llevaba varios días desaparecido.

Se contactó con los dueños y salvó al desolado perrito, que sus dueños buscaban desesperadamente. Le ofrecieron una recompensa de casi mil dólares, pero él la rechazó: “No todo es dinero”, dijo. 

Archivo personal

Cláudio Santana trabaja como portero en la localidad de Guarujá (Sao Paulo, Brasil), donde lleva una vida bastante normal. 

Por contraparte estaba el tierno y bello Tom, que el día 10 de julio desapareció sin dejar rastro.

Bruna Bernandes, la dueña del perro, estaba desesperada. Ya habían pasado 5 días y las esperanzas mermaban, hasta que el buen Cláudio entregó noticias aliviadoras.

Archivo personal

Según el medio G1, los padres humanos de Tom querían tanto al animal, que ofrecieron aquellos 5.000 reales brasileños, a modo de recompensa. 

Cuando Cláudio se vio frente a ese dinero, se negó a recibirlo.

El más feliz con todo esto, más allá del dinero, era el border collie de un año y medio de vida. Su desaparición se habría producido por fuegos artificiales, a raíz de un partido de fútbol.

Archivo personal

El perro siempre ha sido temeroso de los fuegos de artificio, como muchos otros animales. A pesar de conocer esto, algunos desconsiderados siguen ocupándolos, sin importar el bienestar de muchas mascotas.

Como si fuera poco, Tom padece un problema cardíaco, por lo que necesita medicación.

La familia comenzó ofreciendo mil reales, pero como no aparecía, aumentaron las cifras. Claudio lo encontró en la entrada del condominio donde trabaja, pero lo llevó hasta el estacionamiento, para mantenerlo a salvo y llamar a su familia. 

Archivo personal

Finalmente Tom pudo regresar a casa, feliz después de haber pasado penurias en las calles. 

Claudio rechazó la recompensa, aludiendo a que “no todo es dinero” y que lo realmente importante es la felicidad.

Puede interesarte