Por Pamela Silva
21 junio, 2018

No nos merecemos a los perros, en serio.

Los perritos son lo más lindo que hay en este mundo, hace poco a mi mascota lo atropellaron y aunque sólo quedó con heridas menores, cuando lo vi cojeando, llorando y con sangre sentí que me moría si le pasaba algo. Porque si le pasaba algo, era culpa mía por no haberlo protegido bien.

Así que no puedo entender cómo es posible que algunas personas puedan simplemente tirar un perro a la calle como si fuera una cosa, no lo comprendo ni lo respeto. Y nunca lo haré.

Norberto es un perrito de Tucumán, Argentina, que llegó a la veterinaria y pensión canina Lola Polola con bichera gusanera, un enfermedad parasitaria, en el cuello.

Facebook Lola Polola pensión canina y veterinaria

La dueña del local, quien también se dedica a rescatar perritos, no dudó en ayudarlo y Norberto logró sanarse de esa infección, pero luego de haberle curado las heridas y castrarlo, descubrieron que tenía un tumor venéreo transmisible que sólo se cura con costosas quimioterapias.

“El tema de la quimioterapia es conseguir los remedios oncológicos, que son muy difíciles de conseguir en las farmacias porque ponen muy pocos a la venta y tienen un precio de 300 pesos argentinos”.

-Noelia Tacacho, propietaria de la veterinaria, a Crónica.

Facebook Lola Polola pensión canina y veterinaria

Noelia también explicó al medio argentino que el tumor de Norberto es bastante agresivo, por lo que el tratamiento al que debe someterse es bastante largo.

Y como ella no tiene los recursos necesarios para costear el tratamiento por su propia cuenta, decidió que Norberto tenía que empezar a trabajar para ayudar a pagarlo. Así fue como el perro comenzó a vender buzos.

Facebook Lola Polola pensión canina y veterinaria

La publicación de la veterinaria ha sido compartida más de dos mil veces, con muchas personas preguntando en los comentarios cómo pueden hacerlo para donar y ayudar a paga el tratamiento de Norberto.

Facebook Lola Polola pensión canina y veterinaria

Eso sí, Noelia comentó con Crónica que lo que pretendía con su publicación no era lograr donaciones, sino que las personas se acercaran a la veterinaria a comprar “busitos” y otros accesorios que vende en el local.

Ojalá Norberto se convierta en un vendedor estrella y logre juntar lo suficiente para su tratamiento.

Puede interesarte