Por Diego Aspillaga
27 febrero, 2020

Si bien Dillan preferiría estar todo el día durmiendo, el animal está haciendo un gran esfuerzo para poder bajar de peso y ser liberado a una reserva junto a otros animales rescatados.

La vida de Dillan no ha sido fácil. El oso negro asiático pasó gran parte d su vida encerrado en una pequeña jaula de un club deportivo de Pennsylvania, Estados Unidos, donde era víctima de un pésimo cuidado y burlas constantes.

The Wild Animal Sanctuary

El animal vivía enclaustrado en un espacio muy limitado y estaba sometido a constantes abusos como mala alimentación, ruidos de disparos -su jaula estaba a pocos metros de un campo de tiro de armas de fuego- y molestos visitantes que lo molestaban y se burlaban de él. 

Su recinto también tenía agua insuficiente y solo hormigón. Dillan también tenía heridas infectadas y tiene problemas de salud importantes, como dientes defectuosos, encías infectadas y un problema de peso.

The Wild Animal Sanctuary

Si bien el animal fue rescatado después de una mediática campaña liderada por PETA y el actor Alec Baldwin, la recuperación de Dillan no sería nada fácil. 

El animal estaba en muy mal estado. A penas fue trasladado a un refugio de animales, tuvo que ser intervenido para arreglar su dentadura, la cual estaba pudriéndose debido a la mala dieta que llevaba en su cautiverio.

The Wild Animal Sanctuary

Ya de vuelta de la operación el equipo del santuario animal The Wild Animal Sanctuary se dedicó a atacar el problema más grave de Dillan: Su gran sobrepeso.

Y es que años de abuso, abandono y negligencia hicieron de Dillan un oso que pesaba literalmente el doble de un animal normal de su especie. Este peso adicional ha afectado la salud del animal, ejerciendo presión sobre sus tobillos y pies, y haciéndole difícil caminar.

“Literalmente tiene 100 libras de sobrepeso. Su barriga cae al suelo “, dijo a The Dodo Kent Drotar, director de relaciones públicas del santuario.

Debido a esto, los voluntarios del refugio lo pusieron inmediatamente en una estricta dieta de vegetales verdes y mucho ejercicio para intentar recuperar su figura y, más importante aún, su salud.

The Wild Animal Sanctuary

El oso, como era de esperar, no está muy de acuerdo con el nuevo menú ni con las nuevas y demandantes actividades físicas que le exigen hacer.

En lugar de hacer ejercicio, el oso se está acostumbrando a relajarse en su nuevo espacio y está aprovechando al máximo la siesta por primera vez, ya que su antigua casa estaba ubicada al lado de un campo de tiro.

“Él simplemente parece disfrutar de la paz y la tranquilidad y de una manera muy relajada se duerme de vez en cuando durante todo el día. Se ha enamorado de las hamacas de manguera contra incendios que usamos para nuestros animales”, agregó Kent Drotar.

The Wild Animal Sanctuary

A pesar de esto, el oso negro está esforzándose para bajar de peso y lograr la meta de poder moverse libremente sin dolor y así ser liberado a un parque con otros animales rescatados.

Aún con mucho peso por bajar y problemas de salud que resolver, el personal del refugio ya aha visto cómo la depresión que afectaba al Dillan encerrado comienza a desaparecer y se pueden empezar a ver los primeros atisbos de su verdadera personalidad. 

El animal y sus cuidadores tienen mucho camino por recorrer, pero ya se pueden empezar a ver los resultados de un cuidado responsable y amoroso.

El futuro de Dillan se ve brillante y mucho más delgado.

Puede interesarte