Por Lucas Rodríguez
31 julio, 2020

Ocurrido en Lochgelly, Escocia, el video nos muestra no solo cómo el cachorro intenta mantener el ritmo, sino que también, como se aterra cuando una de las ruedas se le acerca demasiado.

Puede que para muchos, las mascotas sean una parte del hogar a la que no prestan demasiada atención. Hay personas que son más fanáticos de los perros que otras, pero incluso el dueño más desinteresado entiende que hay cosas que son necesarias para que el perro tenga una vida feliz, así como otras que debemos olvidar si no pretendemos cruzar la complicada línea hacia el abuso animal. Lo difícil es que los dueños de animales pueden ser cualquiera, y hay muchos entre nosotros, que consideran que algunas cosas no solo les parecen graciosas, sino que también, puede que sean algo que se creen en derecho a hacer con su mascota. 

Youtube: Real Clips

El video de una par de personas que conducían su auto, al mismo tiempo que paseaban al perro, está dando qué decir en las redes. El asunto complicado, es que el perro está siendo llevado por una correa simple, amarrada a su cuello, la que es sostenida por una persona en el asiento de pasajeros de un auto. 

Youtube: Real Clips

Por misericordia, el auto no va a toda velocidad. Va lento, pero de todas maneras, se nota en el video que al perro le está costando trabajo mantener el ritmo.

Youtube: Real Clips

El momento más triste, ocurre en un momento que el cachorro pierde un poco el ritmo, acercándose demasiado a una de las ruedas del auto. Esto lo asusta de sobremanera, obligándolo a saltar a un costado del camino. Pero el auto nunca se detiene: el perro tiene que evadir la rueda, para luego seguir corriendo sin un solo momento de descanso. 

Youtube: Real Clips

El video ya ha sido bastante compartido por redes, llevando a que las autoridades de la localidad donde ocurrió declaren que tomarán medidas para encontrar a estos agresores.

Youtube: Real Clips

El video fue registrado en Lochgelly, Escocia, un país famoso por sus personas afables y graciosas, más dadas a compartir un cerveza que ha maltratar a un animal. Pero la realidad no hace diferencia si estamos hablando de escoceses, ingleses, irlandeses o lo que sea. Los abusadores de los animales se merecen el castigo correspondiente. 

Lo más triste de todo, es que algunas personas lo consideraron un video gracioso. Tomándolo desde la perspectiva de que era un juego, o incluso, un dueño demasiado holgazán como para hacerse cargo personalmente de pasear al perro, lo celebraron. Lo que no sabían, es que estaban celebrando un caso de claro abuso animal. 

Puede interesarte