Por Lucas Rodríguez
22 enero, 2021

El marido de Sheridan le había dicho que detestaba a los perros pequeños porque eran “llorones y necesitados”. Bastó una tarde con Pickles, el chihuahua, para comprender que eran solo prejuicios.

Los tipos, clases y razas de perros son tantas, que cada personas puede tener sus gustos y preferencias altamente personalizados, sin que esto signifique que pueda llegar a encontrar a alguien que los comparta al pie de la letra. Esto es muy bueno por un lado, debido a que significa que cuando una persona se decida por adoptar a un perro, lo hará con uno que realmente le despierte un interés y un cariño profundo. Por el otro lado, puede significar para grupos familiares que no compartan demasiado este punto, cierta tensión para sus relaciones. 

@pickles_the_chihuahua_

Así le ocurrió al matrimonio de Sheridan y Sinclair, cuando ella decidió que quería adoptar a un perrito chihuahua.

@pickles_the_chihuahua_

Sinclair alegó que ya tenían un perro, en su grande y fuerte mezcla de pitbull con pastor alemán, llamado Merlin. Este perro era el ideal de mascota para él: un perro grande y fuerte, con el que poder jugar un poco más rudo, sin temer que se le pueda quebrar una pata o cualquier accidente algo tonto. 

@pickles_the_chihuahua_

El afecto que sentía por su esposa terminó siendo más fuerte, por lo que Sinclair cedió y aceptó vivir con un perrito que él consideraba “débil y llorón”. Lo que no se esperaba, era que el chihuahua fuera tan cariñoso como terminó por serlo.

@pickles_the_chihuahua_

En el Instagram que crearon para retratar su vida con el nuevo perrito, el matrimonio ha subido una serie de fotografías del tierno chihuahua. Bautizado Pickles (pepinillos, en inglés) el pequeño no solo es el más fotogénico del hogar, sino que también consiguió ganarse el favor de quien no partió siendo precisamente su primer fanático. 

@pickles_the_chihuahua_

Sinclair terminó fascinándose tanto con el perrito, que ahora no lo deja solo por un mísero momento. Incluso es quien lo apapacha y lleva a dormir con ellos, al punto de que Sheridan, su esposa, ha llegado a dudar de si no le está jugando en contra a su relación todo el afecto que está absorbiendo el pequeño chihuahua. 

Que nos sirva de lección para juzgar a quien o quienes sea desde afuera, o generalizar sin haber tenido la experiencia de conocer a uno de estos a cabalidad. Puede que como Sinclair, terminemos abrazados a ellos y deseando no pasar un solo segundo separados. 

@pickles_the_chihuahua_

La mejor manera de vencer un prejuicio, es estar abiertos a conocer a quienes lo representan. Así mismo, agregar a más personas, o mascotas, a nuestra vida, solo tendrá el efecto de hacerla más y más rica y digna de vivir. 

Puede interesarte