Por Diego Aspillaga
29 octubre, 2019

Pumpkin detestó su visita a un centro de estética para mascotas de Tailandia. Su cara de disgusto mientras lo arreglaban dio la vuelta al mundo.

El estilista tailandés Panupong, de 34 años, no estaba preparado para el cliente que iba a entrar por las puertas del centro de estética de mascotas en el que trabaja.

Pumpkin es un gato rechoncho, de pelaje gris y blanco. A Pumpkin no le gusta que toquen su pelo.

Vira Press

Esto se hizo evidente cuando el estilista comenzó a atender al felino, que se encontraba enrollado en una toalla y sentado en una pequeña mesa metálica.

Su cara de odio y disgusto mientras era acicalado sorprendió al peluquero, quien intento, sin éxito, mejorar la relación con el difícil cliente, hablándole y haciéndole cariño.

Viral Press

Los minutos pasan y Pumpkin no mueve un músculo, su expresión fría y llena de odio mirando fijamente al humano que osó acercarse con tijeras.

Panupong termina con el corte de Pumpkin. Le limpia la cara y posa con él para el registro de la cámara. ¿Y Pumpkin? Lo odia. Profundamente.

El gato y su expresión de desprecio se ganaron miles de adeptos en Facebook y Youtube, en donde más de una persona se sintió identificada, e incluso intimidada, por esa mirada de odio.

Viral Press

Puede interesarte