Pero no todos tienen su misma suerte.

 

La historia del pequeño cachorro Ollie es la de tantos perros que sufren abandono. Pero, por suerte para él, también es la de muy pocos que tienen la suerte de que alguien con un buen corazón los adopte y les dé cariño.

Ollie tuvo un comienzo difícil en la vida. No sabemos con exactitud cuál fue su historia, pero hasta el día de hoy camina con sus piernas arqueadas y sufre de un grave caso de sarna contagiosa, lo que indica que no vivía en las mejores condiciones.

Fue abandonado a las 6 semanas de edad en un refugio de alta matanza en California y, probablemente, vivió un buen tiempo confinado en una pequeña jaula.

Pero tuvo a la suerte de su lado y pudo escapar de una muerte casi segura en el refugio, un oportunidad que no muchos cachorros tienen. El grupo Love Leo Rescue se dio cuenta de que este pequeño necesitaba ayuda y lo sacaron del refugio. Entonces lo incluyeron en un proyecto llamado Northwest Dog Project, el que lo envió a Oregón, donde Ollie quedó al cuidado de una mujer llamada Candice Miller.

Miller tiene otros perros a su cuidado, por lo que era necesario estar alerta de que no le hicieran daño o lamieran sus heridas.

Como les contaba, el pequeño sufre de un caso grave de sarna contagiosa y Candice debe frotarlo diariamente con pomadas y aceites especiales. Cuando el resto de su manada lo ve todo aceitado, parece un suculento paquete de patatas fritas y comienzan a lamerlo sin parar, lo que daña sus heridas.

Entonces Candice tomó una sana decisión: Vestirlo con un pijama de vaca.

Además de verse adorable con el particular atuendo, Ollie mantiene su piel lejos de las lenguas de sus amigos. Menos mal, la manada ya lo ha dejado tranquilo:

“Se adaptan perfectamente, no les importa en absoluto su atuendo y los perros ya lo dejaron solo”.

-Candice Miller-

La manada de amigos de Ollie la componen  Roofus, Kilo y Sweet P. y ya son famosos en las redes sociales. Candice Miller pasó recientemente por una fuerte depresión y, como forma de curación, decidió comenzar a adoptar provisoriamente a perros de refugio, particularmente pit bulls. El primer perro que adoptó fue Kilo, quien la ayudó a sanarse:

“Era increíblemente suave, dulce, cariñoso y afectuoso, incluso en el ambiente del refugio. ¡Imposible no enamorarse!”.

-Candice Miller-

Candice cree que la piel de Ollie mejorará en diciembre, cuando estará listo para ser adoptado por su familia definitiva. Por su parte, los veterinarios creen que sus piernas se irán enderezando poco a poco, en la medida en que vaya creciendo. Mientras tanto, Ollie seguirá disfrutando de buenos momentos con su manada, correteando en un gran patio de 5 hectáreas, ¡vestido de vaquita, de pato o de lo que sea!

Enviamos todas nuestras buenas energías a Ollie para que pronto sus heridas sanen y pueda ser adoptado.

Puede interesarte