Por Macarena Faunes
29 noviembre, 2019

Paguh está estable dentro de su gravedad. Tenía proyectiles en brazos, piernas, tres en su cadera y uno en su intestino.

Hacer sufrir a un ser indefenso es lo peor que puedes hacer. Ellos no tienen la culpa de ser víctimas de los humanos, quienes solo quieren lucrar con ellos sin importar su sufrimiento. Lo siguiente que leerás a continuación te partirá el corazón, pero el su final te hará tener un poco de esperanza.

Un orangután quedó ciego después de ser disparado 24 veces con un rifle de aire. A pesar de la gravedad de su estado, está a salvo. Lucha por su vida y necesita de todas las buenas energías que le podamos mandar para sobrevivir. Es todo un guerrero.

Programa de Conservación del Orangután de Sumatra

El animal fue encontrado por un equipo veterinario en Aceh, Indonesia. Se trata de un macho, al que bautizaron con el de Paguh. Fue transportado a un centro de rehabilitación de orangutanes en el norte de Sumatra. Descubrieron que tenía trozos de metralla dentro de él. Tenían que eliminarlos lo más pronto posible.

Programa de Conservación del Orangután de Sumatra

Según informa The Jakarta Post el oficial de comunicaciones del Programa de Conservación de Orangutanes, Castri Delfi Saragih, los médicos le quitaron 16 gránulos de la cabeza. También encontraron de estos en sus brazos y piernas, tres en su cadera y uno en su intestino. Estaba realmente grave.

Programa de Conservación del Orangután de Sumatra

Dejaron 13 de estos artefactos dentro de su cráneo. No alcanzaron a eliminarlos todos. Se dieron cuenta fue que el ataque lo dejó imposibilitado de ver. Está completamente ciego. Intentar sacarle las municiones que tenía dentro le iba a provocar más daño. Decidieron no volver a hacer el intento. Es cosa de ver la cantidad de lesiones que presenta en su radiografía.

Programa de Conservación del Orangután de Sumatra

“Paguh se encuentra actualmente en una condición estable después de que el equipo veterinario le quitó tres pastillas de su cabeza”, fue lo que comentó la entidad mediante su representante.

Programa de Conservación del Orangután de Sumatra

Intentar arrebatarle la vida a un ser que no lo merece es uno de los actos más repudiables que existe. Le puedes provocar una secuela irreversible, de la que jamás se podrán recuperar, tal como le sucedió a Paug. Tomemos conciencia y evitemos la violencia. Mandémosle las mejores energías al orangután, quien nos da una lección de vida. 

Puede interesarte