Por Daniela Morano
29 enero, 2019

Kayla incluso habría rechazado a su propia cría, quien falleció con tan solo 2 años de vida.

Un triste día se vivió en SeaWorld esta semana, luego de que una de las orcas más antiguas del parque de entretención falleciera dos días luego de ser diagnosticada con extraña y misteriosa enfermedad. La salud de Kayla, la orca de 30 años, comenzó a deteriorarse rápidamente hace unos días, dejando confundidos a los expertos que cuidaban de ella hace años.

«A pesar de que los cuidadores y veterinarios se dedicaron a tratarla desde el domingo, no sobrevivió», escribieron oficialmente en un anuncio realizado por SeaWorld Orlando. «Aunque hoy es un día difícil para nosotros acá, Kayla ha inspirado a muchas generaciones de turistas y trabajadores a cuidar y aprender de esta increíble especie».

Según el gobierno de Estados Unidos, las orcas hembra viven un promedio de 50 años, llegando incluso a los 80 o 90 de vivir en libertad en el océano. Si bien era de esperarse que una orca en cautiverio viviera menos tiempo, 30 años es demasiado joven para una.

AP

Desde el lanzamiento del documental Blackfish el 2013 que SeaWorld ha sido duramente criticado por mantener animales en cautiverio y utilizarlos para shows en vivo, poniendo sus vidas en riesgo constantemente y la de las personas que atienden los show y de las que trabajan junto a estos seres día a día.

Kayla por su parte nació en cautiverio en 1988 en San Antonio, luego transferida a SeaWorld Ohio -el cual cerró en 1991- y luego regresada a San Antonio, donde dio a luz a un ballenato llamado Halyn el 2005.

AP
AP

Tras rechazar a su propio hijo, Kayla fue transferida a Orlando el 2006 y Halyn falleció el 2008 con tan sólo 2 años de vida.

La organización animalista PETA planea realizar dos homenajes para honrar la memoria de Kayla, quien dicen estaba atrapada en SeaWorld, sin jamás tener la oportunidad de nadar libremente por el océano. Quizás ahora en otra vida podrá finalmente ser libre.

Puede interesarte