Por Antonio Rosselot
24 junio, 2019

Alex Goss organiza safaris de caza en Sudáfrica y Zimbabwe, donde es legal tener criaderos de leones. Cobra cerca de 17 mil dólares por persona en cada tour 😲😡

En el mundo actual, donde se ha generado conciencia sobre el cuidado del medioambiente, la flora y la fauna de los ecosistemas, esta noticia es realmente aberrante. Alex Goss es oriundo de Oswestry, Inglaterra, y está encargado de uno de los negocios más perversos que hayan visto en el último tiempo: ofrece safaris de caza en Sudáfrica y Zimbabwe, matando a animales criados en cautiverio especialmente para entretención de los cazadores.

Hace unos meses, el Daily Mail de Inglaterra se refirió públicamente a este tema a partir de una serie de columnas publicadas por Lord Michael Ashcroft, quien investigó sobre los safaris de caza en África y la perversión de los criaderos de leones. En las publicaciones se evidenció que alrededor de 12 mil leones han sido criados en cautiverio para ser asesinados a tiros o sacrificados en mataderos, con el objetivo de vender y enviar sus huesos al Medio Oriente. Y probablemente, muchos de estos leones han sido asesinados injustamente por Alex Goss y su pandilla.

Blackthorn Safarisc

Goss es el dueño y coordinador de Blackthorn Safaris, una empresa que organiza safaris de caza en África y otro tipo de «panoramas» relacionados. En una serie de fotografías en el sitio web de la página, se le ve posando junto a cocodrilos, hipopótamos, búfalos, cebras y leones, todos asesinados a tiros. Según dice su historia, Goss comenzó a cazar a eso de los cinco años de edad, y ha viajado alrededor del mundo matando animales.

Con su agencia de viajes, Goss gana una buena cantidad de dinero: se cree que cobraría unos 16.500 dólares por persona para un safari de cinco días cazando leones, donde los huéspedes duermen en lujosos lodges de caza ubicados en la periferia del desierto del Kalahari. Según el sitio de Blackthorn Safaris, «este es el lugar perfecto para cazar a estos felinos. Las vistas son absolutamente maravillosas, y la gran variedad de vida salvaje hace de este lugar un paraíso para el aventurero».

Blackthorn Safaris

Al parecer, las especies con las que Goss aparece en las fotos fueron criadas en cautiverio y después asesinadas en «juegos» de caza, todo esto dentro de espacios delimitados y de seguridad reforzada para que no escaparan.

«Los leones salvajes machos tienen cicatrices en todo su cuerpo, porque finalmente tienen que luchar constantemente para mantener su posición. Pero en este caso sus melenas son perfectas, y esto no es algo típico de cualquier león, que generalmente tienen la melena algo más desordenada. Un león sólo podría desarrollar esta melena en un ambiente de crecimiento en cautiverio».

Dr. Pieter Kat, director de LionAid, organismo dedicado a la conservación de leones, al Daily Mail

Según las investigaciones, Sudáfrica es el único país que permite la crianza de leones de gran escala, y los animales se mantienen dentro de terrenos cercados en más de 200 granjas y complejos de caza. Los ejemplares más llamativos son los elegidos para estas cazas delimitadas, de las cuales hay una chance mínima de escapar. Como mencionamos antes, los huesos y esqueletos de los leones asesinados son vendidos por muchísimo dinero a Medio Oriente, donde los transforman en «medicinas tradicionales».

Si bien Goss no parece haber roto ninguna ley vigente, los animalistas británicos se mostraron furiosos con el hecho de que uno de sus compatriotas esté metido en esta perversa industria. El mismo Lord Ashcroft, quien publicó las columnas denunciando estos safaris, emplazó a Michael Gove, secretario de Medioambiente del Reino Unido, para que frene totalmente la importación de cabezas y pieles de leones cautivos y asesinados por cazadores.

«Puede que el Reino Unido no sea capaz de frenar este método de caza en otro país, pero sí puede evitar que los cazadores vuelvan a casa con sus trofeos para mostrárselos a sus amigos».

Lord Michael Ashcroft al Daily Mail

En cuanto a Alex Goss, no ha respondido ante los acercamientos de la prensa. De todas maneras, en el sitio de Blackthorn Safaris se podía leer que «la caza es conservación, ya que el entorno, la investigación y el reforzamiento de las leyes sobre vida salvaje ayudan a muchas especies no cazadas, y todo esto es financiado por los cazadores».

Irritante, por decir lo menos.

Puede interesarte