Por Antonio Rosselot
27 julio, 2020

Luego de la gran presión social con una campaña que lleva cerca de 160 mil firmas, las autoridades mexicanas decidieron que este simpático oso —que saltó a la fama por su encuentro cercano con una visitante en la sierra de Nuevo León— sería devuelto a su hogar con su comunidad en vez de quedar confinado para exhibición.

Hace unos días surgió una polémica proveniente de Chipinque, en la sierra de Nuevo León (México), en donde un oso negro fue captado interactuando con un grupo de mujeres que caminaban por un bosque del sector.

Facebook

En un minuto, el animal se irguió en dos patas e interrumpió el tranco de una de las mujeres, en una imagen que si bien pareció muy amenazante, fue muy bien manejada por ella, que incluso se sacó una selfie con el oso.

Sin embargo, la mala noticia vino desde las autoridades. Aunque el oso haya demostrado ser un animal acostumbrado a la presencia humana y poco amenazante a pesar de su tamaño, decidieron capturarlo para enviarlo a un zoológico por ser un «peligro» para los visitantes.

Facebook

Como era de esperarse, se generó una gran polémica al respecto. Mediante varios canales y plataformas, la gente pidió a la Profepa (Procuraduría Federal de Protección al Ambiente de México) que no procediera de tal manera, que el oso no merecía quedar privado de libertad y confinado para exhibición. Una petición en change.org para apoyar esta causa lleva cerca de 160 mil firmas y contando.

Afortunadamente, la presión surtió efecto y la Profepa decidió que el oso será devuelto a su hábitat natural junto a otros ejemplares de su especie. Después de un tiempo de meditación, la organización determinó que dejar al oso cautivo no era recomendado.

Facebook

De todas maneras, la entidad debe capturarlo primero para poder llevarlo sin problemas de vuelta a su hogar. Resulta que el animal ya ha sido reubicado dos veces, pero se especula que bajó cerca de las zonas urbanas para buscar alimento en temporada de sequía.

Se colocaron trampas para atraparlo, pero aún no ha aparecido y las autoridades están atentas a cualquier movimiento.

El oso negro está en peligro de extinción y es la única especie de oso presente en territorio azteca, por lo que van a proteger su colonia a como dé lugar.

Afortunadamente, ¡los zoológicos están fuera de este debate!

Puede interesarte