Por Constanza Suárez
15 mayo, 2018

Su rostro lleno de felicidad y pelaje lo dicen todo.

Cuando el oso Fifi llegó a un zoológico en Pensilvania, era solo un cachorro. La mantuvieron cautiva contra su voluntad y la utilizaron como espectáculo para ganar dinero. Eso fue hace más de 30 años.

PETA

El pobre animal vivió una vida horrible, realizaba trucos, no la alimentaban y tampoco cuidaban de ella. Estaba en un estado de deterioro increíble.

PETA

Años más tarde, el zoológico cerró sus puertas y en vez de liberar a Fifi, hicieron algo aún más terrible que todo su maltrato a través del tiempo: la encerraron dentro de una jaula donde pasaría los próximos diez años de su vida esperando a alguien que la liberara.

PETA

La organización PETA encontró a Fifi, en un estado deplorable: enferma y desnutrida. Apenas parecía un ser vivo. De hecho luchaba contra una artritis jamás tratada. Entonces decidieron darle un mejor futuro.

PETA

PETA la transportó de inmediato al Wild Animal Sanctuary en Colorado, donde recibió todo el tratamiento necesario, dándole al oso una oportunidad para una nueva vida. Tras tan solo 5 meses, ella volvió a ser un animal completamente feliz y saludable. Definitivamente merecía algo así.

PETA

Los cambios fueron notorios.

Así luce en la actualidad:

PETA

 

¿Qué te parece el cambio del oso Fifi?

Puede interesarte