Por Luis Lizama
22 julio, 2020

El director general de Parques y Vida Silvestre (México) dijo que lo capturarían y trasladarían, porque «ya le perdió el miedo a los seres humanos, es un peligro latente para la ciudadanía».

Sin dudas que el ser humano ha hecho un daño terrible a la flora y fauna de este planeta. Parece ser que somos compatibles únicamente con el destrozo.

Probablemente recordarán el encuentro de una joven turista con un oso negro en México, del cual informamos hace apenas unos días. Hizo noticia en todo el mundo. Ahora, las autoridades del parque han confirmado que el animal será capturado y enviado a un zoológico, ya que «perdió el miedo a los seres humanos, representa un peligro latente para la ciudadanía».

Lo condenaron y arruinaron su vida.

¿Qué culpa tiene el pobre oso? Ninguna. 

La singular escena de su encuentro con humanos se dio en el Parque Chipinque, en San Pedro Garza García (Nuevo León, México).

Las autoridades del recinto analizaron la situación y tomaron este camino, del encierro, que ha generado polémica y disgusto en la ciudadanía. Incluso se han hecho peticiones y recolección de firmas a través de www.change.org, para evitar su reubicación.

Imagen referencial – Philip Timms

Lamentablemente no será el primero ni el último oso enjaulado. 

La decisión de sacarlo de su hábitat natural pasa por convertirse en un «peligro para los seres humanos», según confirmaron los directivos del parque.

@lzaroRos5

Los expertos relatan que una vez los osos se acercan a los humanos, van escalando en su comportamiento y agresividad.

“Es muy preocupante que suceda esto. Un animal como este, que ya tiene esa costumbre, que ya les perdió el miedo a los seres humanos, pues verdaderamente se convierte en un animal que representa un peligro latente para la ciudadanía, no nada más de Chipinque sino cualquier otro parque del Estado”.

Comentó Gustavo Treviño, director general de Parques y Vida Silvestre, a medios locales.

Twitter – Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo.

Te dejamos con una entrevista de la televisión mexicana con la autoridad del parque, donde confirma la decisión y además cuenta que el animal fue avistado nuevamente, acercándose a otros turistas, esta vez de forma más agresiva. 

Es lamentable, pero también afirma que es por nuestra propia culpa:

Debemos entender que hemos invadido su espacio, que -tal como dice Gustavo Treviño- no debemos alimentar a los animales salvajes. Cuando hacemos eso, les hacemos un año.

Las mujeres que protagonizaron el video corrieron con suerte, ya que el oso negro incluso puede ser más peligroso que otras especies.

Lo cierto es que las autoridades deben velar por el bienestar del oso. Si lamentablemente está mejor en un recinto, ya sea zoológico o santuario, debe partir y hacer una nueva vida.

Puede interesarte