Por Antonio Rosselot
13 mayo, 2019

Este perro transa sus principios morales y su dueño no está nada contento. La historia lleva 35 mil retuits.

El mundo animal nunca deja de sorprendernos. Cuando creíamos que las conductas humanas sólo podían ser replicadas por los primates, seres de gran inteligencia y discernimiento, apareció un simpático perro guardián en Ontario, Canadá, que no dudó en beneficiarse personalmente gracias a la coima de un inteligente (y perverso) oso negro.

El usuario @JesseNeon publicó un tuit en donde comenta que su perro Brickleberry (o “Brick”, para los amigos) cedió ante la perspicacia de un oso que quería investigar el tarro de basura de su dueño. ¿Cuál fue el premio para Brick? Unos sabrosos huesos de venado.

“Mi estúpido y peludo hijo tiene una sola tarea en la noche: ladrarle a cualquier cosa y hacer que esa cosa se vaya. ¿Fácil, cierto?

SIN EMBARGO, un oso se dio cuenta de que mi hijo peludo puede ser comprado. Esta es la TERCERA VEZ que ha recibido huesos de venado a cambio de que el oso pueda hurgar en mi basura. Y SIGUE HACIÉNDOLO.”

@JesseNeon en Twitter

Dejando de lado su faceta individualista, Jesse cuenta que Brick es “una mezcla de mastín y sabueso con algo de beagle, y es un gran chico. Se porta muy bien con los niños y al parecer, con los osos”. La madre de Brick murió poco después de haberlo dado a luz, así que fue criado casi totalmente por Jesse.

@JesseNeon

Jesse compartió fotos de la evidencia, en donde se ve su tarro de basura absolutamente ultrajado por el oso, con el contenido repartido por toda la terraza de su casa. El hilo con la historia alcanzó más de 35 mil retuits en un solo día.

@JesseNeon

“Aunque voluntariamente le di a mi perro esta posición de poder, me ha quedado clarísimo que éste no tiene idea de cómo hacer bien su trabajo. Ahora no sólo debo ordenar el desastre que dejó el oso, sino que también veo que Brick privilegia sus intereses propios por sobre lo demás. Lamentablemente, no me queda otra opción que interpelarlo”.

@JesseNeon en Twitter

Muchos usuarios de la red social del pajarillo mostraron mucha preocupación por el bienestar de Brick, tomando en cuenta que estaba interactuando constantemente con un oso. Sin embargo Jesse no se preocupa, ya que las estadísticas dicen que si bien los osos negros son los más comunes en Norteamérica, sólo han matado a 63 personas en los últimos 109 años en EE.UU y Canadá. “Si Brick corriera un real peligro de morir devorado por un oso, no lo dejaría dormir afuera”, aclaró.

Algunas de las reacciones de los tuiteros a estas travesuras son oro:

“Esto suena a que no estás pagándole lo suficiente a tu perro. Si el oso le ofrece un mejor trato que tú, no puedes culparlo por aceptarlo. Capitalismo”.

@ErinandEmmainFL

“Esta “diplomacia de la miel” me tiene enganchado. Ahora, me gustaría saber qué tipo de gorra usa el oso criminal”.

@CeramicOwlbear

“Bueno, por lo menos estaban negociando… la división perro-oso ha sido históricamente terrible, pero esta es una gran alianza de trabajo entre ambas especies”.

@kittrdg

Jesse asegura que no sabe de dónde vienen los huesos que el oso lleva a su casa, pero sospecha que son del cadáver de un venado, cercano a sus dependencias.

@JesseNeon

Si Brick sigue aceptando estos sobornos, Jesse se verá obligado a mediar una conversación presencial junto con su perro y el oso embaucador. Esperemos que todas las partes salgan beneficiadas…

Puede interesarte