Por Camilo Morales
4 julio, 2022

Los 3 creativos hermanos fueron rescatados luego de que su madre los abandonara por culpa de cazadores. Ahora, pasan sus días jugando en un refugio en donde estarán hasta los 18 meses, edad en que serán liberados a la naturaleza.

No solamente los perritos y gatos que son abandonados por sus dueños pueden cambiar su destino si es que son rescatados, sino que también existen aquellos refugios que se dedican cien por ciento al cuidado de otro tipo de especies, consideradas salvajes.

Uno de esos recintos es el Kilham Bear Center, ubicado en New Hampshire, Estados Unidos, en donde los cuidadores se encargan de asistir y cuidar a 27 osos rescatados.

Instagram @kilhambearcenter

Muchas veces hay manadas de osos que se enfrentan a situaciones que pueden poner en riesgo sus vidas. Entre esas, las más común que existe es la amenaza de cazadores que obligan a esas familias de osos a escapar de sus hábitats.

Lamentablemente, ese fue el caso para tres osos cachorros que llegaron siendo bebés hasta el complejo. Se trata de Ash, Riley y Billie, quienes según información de The Dodo, fueron abandonados por su madre cuando unoz cazadores perturbaron la guarida en donde se escondían.

Instagram @kilhambearcenter

Estos 3 bebés se han vuelto la sensación del refugio, ya que recientemente fueron captados utilizando todo su ingenio y creatividad para no aburrirse en el recinto. Los osos descubrieron que había una roca que podía funcionar como tobogán.

Y es que como la reserva natural está estructurada para que no sea intervenida por el hombre, los osos no tienen parques de juegos ni nada de eso.

Instagram @kilhambearcenter

Eso los motivó a utilizar toda su imaginación y deslizarse por un pequeño barranco, una y otra vez. Los cachorros se tiraban, llegaban hasta el final, y luego volvían a subir nuevamente. “Son seres cariñosos, amantes de la diversión e inteligentes a los que les gusta crear todo tipo de travesuras“, explicó un vocero del refugio.

Para los trabajadores del lugar es esencial que ellos puedan crecer y criarse bajo esas condiciones, para que así cuando cumplan los 18 meses y sean adultos jóvenes puedan ser liberados en la naturaleza y logren desenvolverse con normalidad.

Eso sí, hasta entonces, pueden seguir divirtiéndose en su barranco-tobogán.

Puede interesarte