Por Camilo Morales
31 marzo, 2022

Unos obreros que cavaban unos pozos se dieron cuenta que un animal había caído a uno de ellos. Lo ayudaron en dos ocasiones, y en las dos ocasiones volvió a caerse.

Cuando se hacen trabajos de caminos, carreteras o sitios eriazos, los obreros de la construcción están en contacto estrecho con distintas especies según sea la zona en la cual están trabajando. Es por eso que al cavar agujeros y tener que retirar maleza u otro tipo de arbustos, se pueden encontrar con sorpresas.

Eso les ocurrió a un grupo de obreros que estaban trabajando y haciendo agujeros dentro de un terreno, según informó SDP Noticias. Y es que de sorpresa se percataron que un zorrillo salvaje también quería ser parte de la remodelación.

TikTok @777pachs

Sin embargo, parecía que el zorrillo estaba un poco perdido ya que al momento de acercarse a los trabajadores cayó en uno de los pozos.

Como el animal no podía salir, porque era muy pequeño en comparación al agujero que había sido cavado por los obreros, ellos intentaron ayudarlo con una de sus palas. Lo tomaron con mucho cuidado y lo hicieron salir de donde estaba atrapado.

TikTok @777pachs

Feliz, el animal se alejó desde donde había tenido su pequeño accidente, pero como estaba asustado y estresado no tenía mucho control sobre sus acciónes. Sin quererlo, volvió a caer en otro agujero que estaba unos metros más allá. 

En el video grabado por uno de los obreros y subido a TikTok, se nota que la situación causó gracia entre ellos, ya que de inmediato se echaron a reír.

TikTok @777pachs

El zorrillo no iba a poder salir por sí mismo nuevamente, por lo que decidieron volver a ayudarlo. Así, nuevamente lo tomaron con una de sus palas con sumo cuidado para no provocarle ninguna herida.

En un principio el animal seguía asustado, por lo que se intentaba alejar de la pala para no ser agarrado. Luego de un par de intentos, uno de los obreros logró sacarlo y el animal nuevamente estaba libre.

Pero por si fuera poco el zorrillo tras dar unos cuantos pasos, volvió a terminar en el fondo de un tercer agujero que se encontraba cerca de los otros dos. La situación fue tan curiosa que los obreros no tardaron en reirse a carcajadas nuevamente, mientras uno gritó: “¡Otra vez!“.

Puede interesarte