Por Alejandro Basulto
24 septiembre, 2019

El anciano de nombre Flavio Santos, recuperó su energía tras volverse a encontrar con su mejor y más fiel amigo canino.

El amor entre un hombre y su amigo perruno parece no tener barreras y ser uno de lo más virtuosos existentes. Conlleva una lealtad a toda prueba, como se vio en como esas simpáticas mascotas caninas que son capaces de aguantar intensos veranos y congelados inviernos, si es necesario para seguir al lado de su humano preferido. Y también, ha conllevado una mejoría terapéutica en quienes se ven afectados en su salud, sea a nivel mental como también físico, lo que se nota en la clara mejoría que se aprecia en quienes estando enfermos, pasando más tiempo con su perro mejoran.

Hospital Memorial São José

Y un ejemplo de esto último, es el brasileño Flavio Santos. Un anciano de São José, del estado de Santa Catarina, que tras ser afectado por un siempre peligroso cáncer, se encuentra en el Hospital Memoria São José recibiendo los cuidados intensivos y el tratamiento necesario para hacer frente a esta enfermedad. Él no estaba acostumbrado a estar hospitalizado, por lo que estando entre las murallas del centro médico, empezó a sentirse mal.

Hospital Memorial São José

Lo que notaron las enfermeras. Y este hombre no solo extrañaba su hogar, sino que expresaba claramente extrañar a un ser querido en especial que se encontraba en su casa. Ese ser, blanco de su más leal cariño, era nada menos que su perro llamado Agadir.

Hospital Memorial São José

Lo que notaron las enfermeras que cuidaban de Santos, por lo que decidieron realizarle una visita especial, la que sería una sorpresa, que finalmente, no tan solo sería para su paciente, sino que también para ellas, debido a que no sabían con lo que se encontrarían.

“Me sorprendió (…) Estaba consciente, orientado y hablando (…) Hablé sobre la posibilidad de que lo den de alta”

– contó su médico, Rodrigo Tancredo, al medio brasileño Globo.

Hospital Memorial São José

Bastó con que Santos pasara un tiempo con su querido amigo perruno, para que los médicos notaran un cambio positivo en él. Aumentó su apetito, y tanto su frecuencia cardiaca como su presión arterial se estabilizaron. Esto ocasionaría que humano y perrito, vuelvan a estar juntos en su hogar más pronto de lo imaginado, tras que por primera vez (y posiblemente, no la última), se dejara a una mascota visitar a un paciente a este hospital.

Puede interesarte