Por Daniela Morano
19 junio, 2019

Uno a uno se pararon a su lado.

Los animales se cuidan entre ellos, se protegen de los depredadores y en familia comparten alimento y refugio. Su instinto los llama, les demanda estar ahí para el otro. A veces cuesta creerlo, pues uno está acostumbrado a convivir con especies que han sido en cierto grado domesticadas, y olvida que incluso los pájaros parecen tener más empatía que los humanos.

Un hombre que caminaba por su vecindario se percató de esto, cuando vio a dos pájaros en medio de la calle. «Pensé que uno de ellos estaba muerto, no se movía«, dijo Clifford Zvengrowski, de Alberta, Canadá, a The Dodo.

Se trataba de dos urracas, una en el suelo y otra a su lado mirándola. De a poco, más urracas comenzaron a llegar. No muchos lo saben, pero este pájaro hace funerales para sus muertos.

Youtube Logical Morality

«Cuando una urraca descubre a una urraca muerta, comienza a llamar a las otras. Pueden estar reunidas de 10 a 15 minutos antes de dispersarse e irse volando en silencio», aseguran desde el Laboratorio de Ornitología de Cornell.

Zvengrowski observó y grabó el momento en que todas se acercaron donde después de varios minutos de mostrar preocupación por el pájaro en el suelo, todas se asustan al ver que el pequeño se mueve y vuela para esconderse bajo un coche.

Youtube Logical Morality
Youtube Logical Morality

Al parecer sólo había sido golpeado y por eso estuvo inconsciente unos minutos. «No sé qué ocurrió, pero estaba en un área residencial así que es poco probable que haya sido un coche».

Zvengrowski no quería molestar al pájaro acercándose mucho, pero quiso darle algo de comer. «Había un local cerca donde le compré nueces».

Youtube Logical Morality

De no ser por sus amigos, esta urraca quizás habría estado mucho más tiempo inconsciente en el sueño. Pero gracias a los llamados, pudo evadir el peligro.

«Asumo que se comió las nueces, se recuperó, y se fue volando».

Puede interesarte