Por Daniela Morano
27 noviembre, 2018

Jamás se dejan ser tomadas por humanos, pero su dolor era tanto que les permitió llevarla a urgencias en brazos.

En algunos países son consideradas una plaga pero en otros son un bello pájaro más que ronda de vez en cuando los árboles de las ciudades. Por el hecho de ser plaga también muchos las consideran tontas, poco dignas de la atención del ser humano incluso si se encuentran en problemas. Quizás por eso esta paloma en Rusia decidió que si no la iban a ayudar, ella misma iría en búsqueda de ayuda.

Todo comenzó un día en que veterinarios oyeron a alguien llamando a la puerta. Pensaron que se trataba del viento hasta que sentían más fuerte un golpe en la puerta de vidrio del centro médico. Al acercarse, vieron a una paloma cuya ala parecía estar gravemente herida.

Abrieron la puerta y esta se dejó tomar como si nada, algo muy poco frecuente en estas aves. La nombraron Frank y de inmediato le realizaron radiografías que demostraron que de hecho sí tenía una de sus alas quebradas.

Según Polina Smislova, una de las cirujanas que intervino a Frank, el caso no fue complejo. De hecho, la paloma ya se encontraría en recuperación y lista para volver a volar entre sus compañeros.

“Así es como le dimos a otro pájaro la oportunidad de regresar al cielo”, escribió en Facebook.

Sin embargo Frank deberá esperar, pues los veterinarios están seguros de que se trata de una paloma de raza pura y para eso deben hacerle un par de exámenes. Incluso creen que pertenecería a una persona a quien se le escapó, debido a que es poco tolerante al frío clima de Rusia.

Así que a esperar, Frank.

Puede interesarte