Por Valentina Miranda
8 octubre, 2021

Cecelia nació con el síndrome del nadador, y es por eso que sus extremidades se ven como las de un anfibio. Al animal que lo padece le dificulta ponerse de pie y caminar, por eso la terapia es vital.

En un centro de rescate animal llamado Murphy’s Law Animal Rescue, ubicado en la ciudad de North Carolina (Estados Unidos) se dio a conocer un curioso caso de una gatita nombrada Cecelia que fue llevada ahí.

Este felino ha llamado la atención por la forma que tienen sus patas traseras, ya que están extendidas y hacia los lados, muy similares a los de una rana. Para conocer la causa de esto y el nombre de esta malformación, fue dirigida a un veterinario para que la atendiera y diera un diagnóstico, junto con saber si hay alguna solución porque le es difícil ponerse de pie y moverse. El nombre de este trastorno es síndrome del nadador.

Murphy’s Law Animal Rescue

La fundadora de Murphy’s Law Animal Rescue, Sarah Kelly explicó un poco más sobre esto. “Es una condición congénita que hace que las patas se abran lateralmente”, dijo a LoveMeow. “El gatito se queda con las articulaciones de las piernas inestables que no pueden posicionarse correctamente para lograr un equilibrio o movilidad adecuados”, agregó al mismo medio.

De acuerdo al sitio Kitten Lady, esto lo pueden padecer perros y gatos, y la mayoría de las personas cree que solo afecta a los cachorros. Se debe esperar hasta que cumpla las tres semanas de edad para comprobar si realmente lo tiene o no, debido a que es el momento en que empiezan a ponerse de pie y caminar.

Murphy’s Law Animal Rescue

En cuanto se note que un gato sufre de este síndrome, hay que llevarlo inmediatamente con un especialista según Kitten Lady, y eso hicieron con Cecelia. El veterinario la sometió a un tratamiento en el que sus patitas fueron entablilladas y siguió una terapia física que debía cumplir varias veces al día. “El objetivo es fortalecer y fusionar los huesos en la posición correcta con fisioterapia y ejercicios de entablillado”, dijo Sarah a LoveMeow.

El esfuerzo siempre traer frutos, y en un par de semanas mostró importantes mejoras porque sus patas estaban más rectas, y esto se reflejó en su equilibrio y coordinación. “Ha habido mucha fisioterapia y ejercicio para llegar a este punto. Esta niña es mucho más fuerte y se mueve mucho mejor”, dijo la fundadora al mismo sitio.

Murphy’s Law Animal Rescue

LoveMeow informó que a Cecelia le encantan los abrazos y amasar con sus patitas mientras la acurrucan. “A esta niña le encantan las vueltas y la atención como ninguna otra. Estamos muy emocionados por ella y por todo su progreso”, dijo Sarah a la misma fuente.

Ahora puede divertirse y jugar sin parar.

Puede interesarte