Por Alejandro Basulto
17 agosto, 2021

Wally no es cualquier mamífero marino, ya que es uno gigantesco que lleva los últimos meses explorando aguas europeas, habiéndose distanciado mucho de su Ártico natal. Una morsa solitaria, que parece disfrutar de su improvisado viaje.

Hace poco días, un grupo de trabajadores que se desempeñan para la destilería Clonakilty, en Irlanda, dieron con toda una personalidad de los océanos del mundo. Ya que nada menos les había visitado la morsa Wally. Un mamífero marino que durante los últimos meses ha estado explorando aguas europeas luego de alejarse del Ártico, su tierra natal.

Ser vivo que se cree que se quedó dormido en un iceberg cerca de Groenlandia a principios de este año, y que sin darse cuenta, terminó dirigiéndose al sur, dando con paisajes que normalmente nunca habría visto.

Clonakilty Distillery / Twitter

Sin embargo, a pesar de encontrarse prácticamente perdido y solo en este viaje, Wally ha demostrado saber disfrutarlo. Sin importarle para ello, tener que romper algunas reglas básicas de convivencia, como lo es no ocupar lo que no es suyo. Debido a que los empleados de la destilería Clonakilty lo vieron descansando en uno de sus botes anclados en alta mar.

Llegó a Irlanda, encontrándose muy distante de su antiguo hogar, pero aún así a esta morsa no le costó sentirse rápidamente como en casa. Y es que cuando lo vieron encima de la lancha, este mamífero marino se hallaba cómodamente durmiendo.

Clonakilty Distillery / Twitter

Al parecer, tras un largo trayecto, Wally necesitaba un descanso, encontrando en esta humilde embarcación el lugar perfecto para dormir una siesta. Y a pesar de que el bote se inclinó un poco debido al gigantesco tamaño de esta morsa, este animal nunca pareció verse molesto por aquello. Se había apropiado de la lancha, y afortunadamente para él, a sus legítimos dueños no parecían molestarse por esto.

Clonakilty Distillery / Twitter

“Definitivamente fue inesperado (…) Wally ha sido visto en aguas irlandesas antes, pero nunca pensamos en un millón de años que lo veríamos aquí, especialmente en uno de los barcos de nuestro equipo (…) Parecía bastante relajado, simplemente estaba descansando en el bote (…) Afortunadamente, el barco no sufrió daños (…) ¡Estábamos muy felices de dejarlo en paz y relajarse! (…) Fue una experiencia increíble verlo”

– dijo Adam Collins, portavoz de Clonakilty Distillery, a The Dodo

Cuando se hizo la noche, Wally seguía holgazaneando a bordo del bote de estos empleados irlandeses. A quienes no les quedó más opción que renunciar al uso de su embarcación durante ese día completo, ya que no querían molestar a este morsa y aún con las molestias que les había ocasionado, se sentían bastante felices de poder ver a un mamífero marino tan enorme y único.

Puede interesarte