Por Antonio Rosselot
28 julio, 2020

Chris y Mariesa Hughes (Nueva York, EE.UU) tienen una ONG para cuidar y entregar en adopción a perritos ancianos y/o discapacitados, pero también se preocupan de las dos decenas de mascotas que tienen en casa. Ya les compraron una piscina de hidroterapia para sus ejercicios y una cama tamaño «mega-king» para dormir con ellos, entre otros.

A la hora de adoptar a un perrito o perrita, la gente generalmente descarta de inmediato a los perros más ancianos o con alguna discapacidad.

Si bien es verdad que cuidarlos puede ser más trabajoso de lo normal, rara vez se considera lo gratificante que puede llegar a ser. Después de todo, el amor que recibimos de uno de estos animalitos es tan bueno como el de cualquier otro perro.

Además, no podemos olvidar que ellos más que nadie necesitan de un hogar definitivo donde sean amados y cuidados. Dicho esto, les presentamos a Chris y Mariesa Hughes, una pareja que acudió a este llamado y tiene a 20 perros con estas condiciones bajo su cuidado.

Chris y Mariesa, que viven en Clifton Park (Nueva York, EE.UU), tienen una ONG llamada The Mr. Mo Project, inspirada en su viejo perro Mo, que falleció hace unos años dejando una larga lista de cuentas por pagar por su condición.

Sabiendo de primera mano lo que es cuidar a perros ancianos, la pareja tenía claro que varios de ellos eran abandonados en protectoras porque sus dueños no tenían los recursos para cuidarlos. Por lo mismo, se pusieron como meta que todos los perritos ancianos del país puedan recibir el cuidado apropiado.

Chris y Mariesa han salvado ya a cientos de perros de recibir la eutanasia, además de ayudarlos con el tratamiento y las gestiones para adopción. Pero el cuidado más especial va para los 20 perros que tienen en casa: han gastado un poco más de 55 mil dólares en hacerla accesible y apta para los canes.

La pareja compró una piscina de hidroterapia por 30 mil dólares, la que ayuda a los perros a ejercitarse; por otra parte, compraron una cama personalizada tamaño king por 5 mil dólares para poder dormir con todos ellos.

https://www.instagram.com/p/B8-eV5HgMEE/

Además, la casa es completamente segura para los perros y tiene rampas, alfombras, plásticos y más, con la intención de hacerla lo más cómoda posible para ellos.

Una parte importante de su esfuerzo también va por cuidar a estos perros y tenerlos bien de salud. Chris y Mariesa cuentan que lo más complicado para ellos mes a mes son las cuentas del veterinario, que generalmente son altísimas.

«Tratamos de juntar todo el dinero que podamos pero finalmente, si uno de los perros necesita un tratamiento de 20 mil dólares, lo pagaremos con tarjetas de créditos y nos preocupamos después. Siempre hay alguna cuenta de veterinario que pagar, pero hemos aprendido a manejarlo y si bien es estresante, vale totalmente la pena».

Chris Hughes a Bored Panda

Si quieres ayudar a Chris y Mariesa a seguir con su emocionante trabajo, puedes visitar su página web o el perfil de Instagram de su proyecto. ¡Hay que apoyar las labores nobles!

Puede interesarte