Por Daniela Morano
12 marzo, 2019

Estando en el refugio sabían que ahora sólo se tenían uno al otro.

Charles y Caroline son dos gatos que se hicieron muy buenos amigos mientras vivían en el mismo albergue en Athen, Alabama, Estados Unidos. Si bien vivían juntos de antes, jamás se llevaron tan bien como el día en que fueron dejados en el albergue por su antiguo dueño, quien debió irse a vivir a otra ciudad tras perder su trabajo.

Un tiempo después, Forgotten Felines of Huntsville, un grupo de rescate en la misma ciudad los llevaron a una casa temporal pues uno de ellos necesitaba más atención que la que podían proveerle en el refugio.

Robyn Anderson

“Caroline y Charles vivían en la misma casa y no habían sido castrado/esterilizada así que por supuesto ella terminó embarazada”, dijo Robyn Anderson, quien cuidó de los dos, a LoveMeow.

Charles fue castrado antes de llegar a la casa y aunque era el doble del tamaño de Caroline, ella lo obligaba a él a pasar tiempo con ella cuidándole durante su embarazo.

Robyn Anderson
Robyn Anderson

El día antes de San Valentín, Caroline dio a luz a cinco gatitos que entre los dos ayudaron a criar, especialmente los primeros días cuando no dejaban de llorar y Caroline debía darles de tomar leche para calmarlos.

“Él metía su cabeza en la jaula una o dos veces durante la noche para asegurarse que estuviesen bien cuando Caroline descansaba. Se llaman Caroline y Charles por los gatos de la serie ‘La Casita en la Pradera’ así que naturalmente sus gatitos se llaman Laura, Mary, Albert, Almanzo y Willie”.

Robyn Anderson
Robyn Anderson
Robyn Anderson

Los dos gatos duermen juntos cuando los gatitos descansan o hacen de las suyas, y otros días cuando Caroline quiere descansar de ellos Charles se encarga de supervisarlos para que no cometan maldades.

Cuando Robyn convirtió la jaula en una guardería, Charles comenzó a entrar también para proteger a los gatitos. “Les gusta estar con su papá, pasa mucho tiempo con ellos y juegan juntos. A veces los lava”.

 

Por ahora la familia entera vivirá con Robyn hasta que las crías crezcan en unos meses para ser entregadas en adopción a familias humanas que se preocupen y cuiden de ellos.

Puede interesarte