Por Valentina Miranda
5 agosto, 2022

Oliver y Eryn querían que Miriam confiara en ellos, ya que siempre huía al bosque cuando veía personas, pero con paciencia y cariño la hicieron sentir bienvenida. “Pasaron un par de meses hasta que comenzó a comer heno de nuestras manos”, dijo Eryn a The Dodo.

Cuando Oliver y Eryn llegaron a un campo de Upstate New York (Estados Unidos) para instalar su granja y santuario de animales Happy Compromise Farm, se encontraron con una vaca solitaria de 4 años, que huía cuando veía personas cerca de ella.

Ella formaba parte de una empresa ganadera, y tuvo suerte de no terminar en el matadero porque a los propietarios les sobró y no pudieron llevarla. Sin embargo había quedado muy sola y se refugiaba en los bosques, pero su nuevos “vecinos” quisieron acogerla.

Happy Compromise Farm + Sanctuary

Pensaron que si le ofrecían heno amablemente, ella se sentiría más segura, aunque tomaría cierto tiempo. Queríamos que ella confiara en nosotros. Todas las noches, estábamos tratando de alimentarla para que se acostumbrara a vernos, dijo Eryn a The Dodo.

Oliver y Eryn tomaban el alimento en sus manos, y esperaban pacientemente cada semana a que la vaca se acercara, y así fue como notaron los avances. “Estábamos haciendo todo en sus términos y asegurándonos de que se sintiera cómoda. Pasaron un par de meses hasta que comenzó a comer heno de nuestras manos. Se sintió como una gran victoria para ella confiar tanto en nosotros”, detalló Eryn al medio. La llamaron Miriam.

Happy Compromise Farm + Sanctuary

De este modo le dieron oficialmente la bienvenida a su santuario, y para comenzar esta nueva vida le hicieron dos promesas que ya cumplieron. La primera fue conseguirle un establo para que durmiera bajo techo, ya que siempre descansaba en el bosque, y la segunda fue encontrarle una amiga de su especie para que compartiera y no se sintiera sola por ser la única vaca.

Miriam no tardó en hacer amistad con las cabras y alpacas de la granja, y tampoco de Penelope, una vaca que rescataron después que ella porque su madre había fallecido y no tenía a nadie más.

Happy Compromise Farm + Sanctuary

La adopción de Penelope fue un momento perfecto porque ambas vacas se necesitaban sin saberlo antes. Miriam se mostró amistosa con ella en cuanto la conoció. “Cuando Penelope llegó por primera vez, fue instantáneamente como ‘¡Hola, nueva mejor amiga! ¡Hola!‘”, detalló Oliver a The Dodo.

Miriam le enseñó a Penelope todos sus rincones favoritos de la granja, entre ellos donde suele rascarse y recostarse. Desde entonces ambas han prosperado y crecido juntas.

Happy Compromise Farm + Sanctuary

“Penélope ha marcado una gran diferencia en la actitud de Miriam”, comentó Oliver al medio. A pesar de que la actitud segura de Penelope y su juventud son cosas opuestas a su amiga, se complementan a la perfección.

“Todas estas cosas que está viendo solo refuerzan que está a salvo y que ya no tiene que preocuparse. Sé que con el progreso que ha hecho hasta ahora, seguirá floreciendo, y estoy tan emocionado por su potencial, comentó Oliver al sitio.

Una gran vida le espera a Miriam y Penelope.

Puede interesarte