Por Camila Cáceres
13 julio, 2017

El contenido era extremadamente peligroso.

Trabajar revisando maletas en el aeropuerto debe ser una locura. Genuinamente creo que la mayoría viajamos con algo de sensatez, pero nunca falta quien se quiere pasar de listo y mete algo potencialmente ilegal o peligroso en el equipaje, mereciéndose el tremendo lío en que se mete cuando obviamente lo descubren.

Como le pasó a un ciudadano que llegaba desde Hong Kong con una extraña y grande bandeja plástica en su equipaje.

Al pasarla por la máquina el agente se quedó helado. Retrocedió la banda y volvió a pasar la bandeja tres veces.

Luego llamó a la policía del aeropuerto y a los Servicios de Pesca y Vida Salvaje de Estados Unidos.

Esto fue lo que vio el pobre hombre:

U.S. Customs and Border Protection

La “bandeja” escondía en su interior cinco cobras reales.

Sí, cobras, esos reptiles venenosos que pueden llegar a medir más de cinco metros. Afortunadamente eran prácticamente bebés, porque lo único que les separaba de la humanidad del aeropuerto JFK de Nueva York era la “bandeja” plástica… y recipientes de poliestireno expandido.

“Esta incautación demuestra el gran número de responsabilidad que tienen los agentes que protegen nuestros bordes y lo importante que es nuestra alianza con el Servicio de Pesca y Vida Salvaje”.

Directo de Operaciones de Aduanas de Estados Unidos

U.S. Customs and Border Protection

¿Qué hubieras hecho tú?