Por Luis Lizama
14 mayo, 2020

«Teníamos una piscina en el patio trasero, pero él siempre se iba a bañar con los pájaros», comentó la dueña de Kai.

Lo importante no es tu envase, sino tu contenido. Muchas personas nacen en el cuerpo equivocado, pero no son los únicos, pues también perritos que sienten lo mismo.

Es el caso de Kai, un pastor alemán que está absolutamente convencido de ser un pequeño pajarito. Él no ve diferencias estéticas, o simplemente las ignora, porque se deja llevar por su instinto y corazón.

Kai es un perrito que nació como pastor alemán, pero al parecer su destino está en otro lado. 

«Teníamos una piscina en el patio trasero, pero él siempre se iba a bañar con los pájaros», dijo la dueña de Kai.

Siguiendo a sus amigos plumíferos, decidió ocupar su bebedero, el problema fue que nadie más pudo entrar, porque él ocupaba todo el lugar.

Ashley Shell

Claro, era una calurosa tarde de verano, así que su sed y calor estaban justificadas en ese sentido. En un comienzo, dijo su dueña Ashley a The Dodo, él se paraba sobre sus patas traseras y bebía de la pileta, pero después decidió ir por más. 

Eso comenzó a hacerse rutina, cuando Ashley decidió grabarlo y publicarlo en sus redes sociales, generando las risas y ternura de muchísimas personas.

Ashley Shell

Al principio le costó, evidentemente, pero con el tiempo fue agarrando práctica y pareciéndose más a sus compas pájaros.

«Es muy inteligente, siempre resuelve cosas. Pero también tiene un lado tonto y le encanta jugar».

Ashley Shell

Aquella vez estuvo por largos 10 minutos sentado en el agua, refrescándose y observando el comportamiento de sus amigos, para después imitarlos.

De eso ya pasó algún tiempo y él ha crecido, superando el tamaño del bebedero. Ya no puede subir ahí, aunque le encantaría.

A pesar de los impedimentos, él siempre tendrá alma de pajarito. ¡Él está feliz y nosotros también!

Puede interesarte