Por Leonardo Granadillo
19 junio, 2020

Ahora se divierte ahuyentando aves en el aeropuerto de Brisbane (Australia). Encontró su lugar en el mundo.

El camino de un perro para convertirse en policía también tiene sus lineamientos bien establecidos. Y es que para hacer respetar la ley se nace y no se hace, ejemplo de ello es Ozzie, un perrito que fue despedido por ser excesivamente cariñoso. Aunque a lo lejos vemos un portentoso pastor alemán, de cerca es puro amor.

No pasa sólo con ellos. Hemos vistos rottweilers, pitbulls, y múltiples razas denominadas «agresivas», teniendo mayor habilidad para dar abrazos que para intimidar.  Algo así pasó con Ozzie, que no pudo entrar en las fuerzas de seguridad de su país, de acuerdo al Daily Mail.

Clarín

El oriundo de Queensland Australia fue entrenado por la policía de esta ciudad desde su nacimiento, pero mientras más le daban indicaciones, más dejaba en claro que no era lo suyo. No le gustaba ir detrás de los criminales, si de los pájaros por ejemplo, con los que se entretenía jugando.

Increíblemente, tras salir de la policía, fue justo en eso que consiguió empleo. Ahora se dedica a perseguir pájaros en el aeropuerto de Brisbane en Australia, una tarea que puede parecer tonta, pero es clave. Un ejemplo de ello se ve en la película Sully: Una hazaña en el Hudson, protagonizada por Tom Hanks. Un caso de la vida real en el que una bandada de pájaros generaron una falla en un motor al atascarse en él.

Clarín

Ozzie vive con su entrenador Jackson Ring, quien inteligentemente logró sacar lo mejor del peludo. 

«Ozzie no tenía los rasgos necesarios de un perro policía, pero es perfecto para lo que queremos, que es introducir un depredador en el medio ambiente del aeropuerto. Sus prioridades en la vida son su pelota y respirar, y todo lo demás viene debajo de eso. Sin embargo, es perfecto para nosotros debido a su amor por las pelotas. Sale y está muy feliz de correr. Tiene tanta energía. Hará lo que queramos, siempre que pueda volver y jugar con su pelota»

señaló Jackson al Daily Mail.

Clarín

Si bien no es un oficial, sigue salvando vidas. Ahora reduce la posibilidad de accidentes aéreos con su energía; una muestra que no todos los cambios son malos, debemos hallar nuestro lugar correcto en el mundo.

Puede interesarte