Por Daniela Morano
5 noviembre, 2018

Nadie tiene idea de cómo llegó al otro lado del mundo. Por ahora dejarán que viva en el parque junto a otros patos nativos.

Hay animales que probablemente jamás veré en la vida real. Especies que viven lejos, en países a los que nunca llegaré, selvas u océanos profundos casi imposibles de encontrar. Pero puede que, con suerte, un día todos vivamos lo que viven desde el 10 de octubre pasado los residentes de la ciudad de Nueva York, Estados Unidos.

Un pato mandarín apareció misteriosamente en Central Park, solo. La especie es nativa del Asia del Este y para nada común en América. Con sus plumas multicolores, pico de color rosado y aspecto de haber sido construido con cerámica, este pato macho se ha convertido en toda una celebridad entre los habitantes de la Gran Manzana.

El pato fue visto por primera vez hace casi un mes y se convirtió en sensación en redes sociales luego de que la cuenta de Twitter Manhattan Bird Alert compartiera una foto.

Desde entonces que la estrella de Central Park ha acumulado cientos de fotos en Instagram y Twitter con el hashtag #MandarinDuck.

Steven Ferdman/REX/Shutterstock
Steven Ferdman/REX/Shutterstock

Según algunos expertos, el pato podría haber llegado hasta Nueva York tras haber volado por el río Hudson. Otra teoría fue que podría haberse escapado del zoológico del parque pero se descartó esa posibilidad luego de que confirmaran que su propio pato se encuentra sano y salvo con ellos.

Otras hipótesis son que el pato pertenece a un ser común y corriente que lo mantenía ilegalmente en Nueva York y se escapó.

Steven Ferdman/REX/Shutterstock

Oficiales del parque no planean llevarse al pato por ahora, a menos que se enferme o se encuentre en peligro.

Por ahora continuará siendo el atractivo más novedoso del enorme parque neoyorquino.

Puede interesarte