Por Antonio Rosselot
9 octubre, 2019

Con su pico, el ave trató de reanimar a su amigo, que estaba con la cabeza abajo del agua sin moverse ni un centímetro. Era como si no pudiese asumir que su colega ya no estaba.

Hace tan solo un par de días, el Zoológico de Singapur fue escenario para una escena de gran tristeza que dio la vuelta al mundo cibernético; además, fue vista por varios pequeños que asistieron con sus padres ese día para ver a las especies del zoológico.

Uno de estos adultos, de hecho, fue el que capturó el video del momento: un pelícano tratando de revivir a su amigo muerto, cuyo cadáver flotaba inerte en el agua del estanque en el que estaban.

Jam Press

La escena es muy fuerte: con su pico, el ave trata de mover a su amigo, que está con la cabeza abajo del agua sin moverse ni un centímetro. Es como si aún no asumiera que su colega ya no está, que no seguirá acompañándolo por más que intente traerlo de vuelta. Veamos el video a continuación:

«Fue bastante perturbador. Llevas a tus hijos al zoológico para que vean las maravillas de la naturaleza pero, en vez, te encuentras con animales muertos flotando en los acuarios».

Hombre que grabó el video, a UNILAD

El hombre del video es un británico residente en Singapur, y comentó que apenas vio el cadáver flotando avisó a un funcionario del zoológico para que lo sacara: no quería que otros chicos vieran lo mismo que tuvieron que ver sus dos hijos.

Jam Press

Además, cuenta que vio el cadáver a eso de las 9:50 de la mañana de ese día, pero entre que avisó a la dirección y que fueron a sacarlo, pasaron 10 minutos en los que el ave flotó sin vida, a vista de todos. Y para peor, ni siquiera cerraron el área ni pidieron a los asistentes dejar el lugar, sino que el trabajador simplemente lo sacó, lo tomó y se lo llevó como si fuese un paquete.

Esta falta de criterio es la que nos hace cuestionarnos aún más sobre la existencia de zoológicos en este mundo. Está bien, algunos pueden ser una buena iniciativa para la conservación de especies, pero los animales merecen estar en sus hábitats naturales y no ser usados como objetos de exhibición.

Jam Press

Y lentamente, el mundo se está dando cuenta de eso.

Puede interesarte