Por Moisés Valenzuela
30 octubre, 2018

“Elegiría mil veces más por ella”, dijo su dueño.

Darle una oportunidad a quien la necesita puede significar el cambio completo de su vida. Aunque el resto diga que es un intento perdido, si sabes poner tu confianza en la persona indicada, podrías sorprenderte de las cosas que pueden suceder. Bueno, y también si confías en el perrito indicado, como en esta historia.

Al nacer, Putol fue distinta a sus hermanos: a diferencia de ellos, no traía desarrolladas sus patas traseras. Cuando las personas la vieron, inmediatamente pensaron que la pobre canina no sobreviviría mucho tiempo.

Facebook / CCTV

Poco a poco, sus hermanos fueron adoptados. Encontraban hogares y familias llenas de amor. Pero a Putol no la miraban, nadie quería llevarla porque continuaban pensando que su vida sería compleja y breve. Y así pasaba el tiempo, siendo una pequeña cachorrita no encontraba a alguien que quisiera hacerse cargo de ella.

Pero un día, un joven decidió arriesgarse. Danilo Codillego, apenas lo vio, supo que era el perro que más necesitaba ayuda y no iba a negársela.

Facebook / CCTV

“Nadie quería a Putol porque pensaba que ella no viviría mucho tiempo. Yo era el único que tenía el coraje de cuidarla”, contó el joven a CCTV.

La decisión de Danilo fue la correcta y el tiempo lo ha confirmado. Putol, a diferencia de lo que todos pensaban, no tuvo una vida breve. Ha permanecido junto a su amigo y, aunque ha tenido dificultades, juntos son realmente felices.

Facebook / CCTV

Y para sorpresa de muchos, esta tierna y esforzada perrita no sólo logró sobrevivir, sino que caminar y hasta correr. Tras dos años de trabajo, aprendió a equilibrarse y a movilizarse por si sola a cualquier lado. 

Ver las imágenes de Putol y los avances que ha tenido es realmente inspirador, no sólo por sus ganas de salir adelante cuando todos le decían que era imposible, sino también por la decisión de Danilo, que probablemente escogería mil veces más por Putol.

Facebook / CCTV

Puede interesarte