Por Daniela Morano
11 diciembre, 2017

Tienes que conocer este caso.

Brownie era un gatito café recién nacido con sólo dos garras en su pata derecha. Era tan pequeño que hasta tenía dificultad para alimentarse. Como es de esperarse, su ahora dueña, Justina Strumilaite, pensó que no sobreviviría. Pero no quiso darse por vencida y se lo llevó a casa para cuidarlo y darle el amor que merece.

Justina Strumilaite
Justina Strumilaite

En un comienzo, Brownie se veía sólo como una mata de cabello café muy sucia. Con el tiempo, comenzó a subir de peso y su cabello se veía cada día más y más sano.

Justina Strumilaite

Ahora es un enorme gato, muy distinto al gatito abandonado y desnutrido que Justina encontró meses atrás. Su historia demuestra lo importante que es el cariño y el cuidado para poder sobrevivir, especialmente en el caso de estos animales que son abandonados a temprana edad.

Justina Strumilaite
Justina Strumilaite

Un baño y comida pueden hacer una gran diferencia, como lo fue claramente en el caso de Brownie.

Puede interesarte