Por Camila Cáceres
7 marzo, 2017

Aunque de que eran lindos, eran preciosos.

Un granjero ruso se llevó la sorpresa de su vida. Todo comenzó al encontrar cuatro adorables bolas de pelo en su granero que aún ni siquiera abrían los ojos y necesitaban toda la ayuda posible para sobrevivir. Pensando que ayudarían a mantener alejadas a las ratas, él y su familia se dedicaron a cuidar de estos pequeños “gatos” hasta que crecieron un poco…

Daursky Nature Reserve

… y la familia se dio cuenta de que no estaba completamente segura de estar tratando con felinos caseros.

Sólo por si acaso, decidieron contactar a la Reserva Natural Daursky, quienes apenas oír sobre sus manchas y cuerpos achatados decidieron hacer una visita en persona.

Daursky Nature Reserve

Se trataban de “manuls” o gatos “pallas”, un tipo de gato salvaje muy raro que sólo se encuentra en Asia Central.

Son del mismo tamaño que un gato salvaje, pero su musculatura es mayor, sus patas más cortas y su pelaje es más grueso para sobrevivir climas más inclementes.

¡Y sus cachorros son adorables!

Daursky Nature Reserve

En la reserva decidieron probar si dos gatas los cuidarían como propios y… ¡El experimento fue todo un éxito!

A pesar de su excesiva energía, las gatas los alimentaron y guiaron para saltar y treparse como gatos normales.

Daursky Nature Reserve

Los manuls comenzaron a crecer normalmente y llegó el momento de que sus cariñosas familias adoptivas los regresaran al lugar donde pertenecían: la naturaleza.

No sé cómo pudieron. ¡Miren su carita! Hay que ser una persona muy especial para poder hacer lo correcto frente a tal adorabilidad.

Daursky Nature Reserve

Tomó más de un intento, pero eventualmente los cachorros se adaptaron a su hábitat y, aunque cada tanto se encuentran con el personal de la reserva, se nota que saben que por fin han regresado a casa.

Daursky Nature Reserve

¿No te encantan?

Puede interesarte