Por Diego Cid
19 Mayo, 2017

Sus palabras no fueron el único veneno que rompió su corazón.

Aunque pueda parecerte obvio que hay cosas que no se deben hacer nunca, te sorprendería darte cuenta que la estupidez humana realmente sí es infinita y hay gente que no entiende. Este hombre besó una serpiente de cascabel. BESÓ UNA SERPIENTE DE CASCABEL. No es una culebrita, se trata de la serpiente más venenosa de todo Norteamérica y su mordida puede ser fatal para el ser humano. Creo que es bastante lógico que si te está advirtiendo que no te acerques (y para eso tiene su cascabel) es que bueno, NO LO HAGAS.

Pero sí, es verdad, este hombre de Florida hizo caso omiso a las advertencias e intentó besar una serpiente de cascabel. Todo terminó de la peor forma.

Ron Reinold estaba jugando con una serpiente de cascabel que había sido capturada por su vecino el día anterior, el lunes 15 de mayo de 2017, en el Condado de Putnam, Florida, Estados Unidos. Mientras la manipulaba, tuvo la poco genial y bastante estúpida idea de que sería bueno demostrarle su amor. Aunque no sabemos si apuntaba a la boca o si quería que el beso fuera intenso, acabó con la lengua mordida. Sí, pero no de la forma rica como lo harías con tu pareja, sino que con los colmillos del reptil penetrando y segregando su veneno. Bien hecho, Ron, bien hecho.

El vecino de Ron, Charles Goff, dijo en una entrevista a la CBS que habían encontrado a la serpiente venenosa el lunes y la pusieron en un estanque porque no sabía cómo manipularla.

Desafortunadamente, fue al día siguiente cuando Ron y sus amigos fueron a ver el estanque. Así fue como empezaron a jugar con ella y, francamente, si molestas a una cascabel, pues ten en claro que se va a defender.

Un helicóptero tuvo que llegar hasta el área para poder llevar a Ron al hospital donde tuvo que ser puesto en coma, pero afortunadamente logró despertar y se está recuperando.

“La mañana siguiente, antes de que me levantara, estaban jugando con la serpiente. Uno de los chicos dijo ‘voy a besarla en la boca’ y ahí fue cuando la serpiente le mordió en la cara. Ron estaba actuando de forma estúpida, ¿sabes? Creo que creyó que podía besar al mismo diablo y salirse con la suya, pero evidentemente no lo logró”.

Charles Goff en entrevista para Action News Jax.

Este caso te puede servir como ejemplo de que si te encuentras una serpiente nunca, pero nunca, nunca, intentes propasarte con ella de ninguna forma romántica. Si la intentas besar contra su voluntad -o sea, siempre- es muy probable que no te pegue una cachetada, sino que te haga sentir el veneno de su rechazo de la peor forma posible.