Por Vicente Quijada
5 enero, 2018

Esta es la historia de Bruce. Hoy luce muy distinto.

Las primeras apariencias engañan, y puede que detrás de lo que en un principio nos parece repugnante, se esconda una hermosa criatura. Sí, de eso se trata esta historia. Les recomiendo ir por pañuelos de inmediato. 

Kathryn Van Beek caminaba fugazmente por las calles de Auckland, Nueva Zelanda, mientras una fuerte lluvia inundaba todo a su alrededor. En eso, vio una pequeña criatura correr frente a ella.

Instagram/@BruceTheCatNZ

Asustada, pensando que era una rata, se alejó con miedo. Pero tras calmarse, miró con atención: era un pequeño gato recién nacido, con su cordón umbilical aún intacto.

Instagram/@BruceTheCatNZ

En un gesto de amor, tomó al animal y lo llevó a su hogar, para secarlo y darle calor. A pesar de su incierto futuro, lo nombró Bruce -como el humano tras Batman, quien también perdió a sus padres.

Tras semanas de intenso cariño, el minino no mejoraba y la esperanza iba decayendo junto con él. Tenía los ojos cerrados y seguía igual de flaco.

Instagram/@BruceTheCatNZ
Instagram/@BruceTheCatNZ

Pero Kathryn no se rindió, y gracias a su ímpetu el felino finalmente logró abrir sus ojos y ganar algo de peso. El cariño todo lo puede.

Van Beek, quien es bloguera, compartió la historia y de a poco Bruce comenzó a ganar popularidad en las redes sociales con su tierna historia, al punto que su dueña realizó un libro gracias a donaciones en Kickstarter. 

Con los infantes como público, se tituló “Bruce Finds a Home” -Bruce encuentra un hogar, en inglés. El libro de ilustraciones incluso puede ser donado a la Red de Rescate Animal en Nueva Zelanda.

Instagram/@BruceTheCatNZ

¿Y Bruce? Creció sano y fuerte, ganándose el corazón de su dueña gracias a su cariñoso y juguetón temperamento.

Una cosa curiosa: llegó gris y de ojos celestes, y ahora es negro con ojos amarillos,  ¿cambio de identidad? No. Todos los gatos tienen los ojos así al nacer, y el color de su pelo se debe a que la madre estaba enferma o en mal estado durante el embarazo. 

Instagram/@BruceTheCatNZ

Pero al menos ahora puede estar tranquila, ya que Bruce está en buenas manos.

Puede interesarte