Por Catalina Vásquez
5 marzo, 2015

Este es un recordatorio de que no todas las interacciones de humanos y elefantes tienen que terminar mal. 

Obreros de la construcción y conservacionistas de Kenia, África, trabajaron en conjunto por primera vez en la historia. La razón, un joven elefante cayó a un pozo repleto de barro y quedó atrapado. Según los informantes, el elefante estuvo cerca de 12 horas dentro del pozo, con el barro hasta los ojos y la trompa apenas fuera para respirar. Así, para cuando llegaron a rescatarlo, estaba prácticamente agotado y listo para rendirse.

httpv://youtu.be/jdQwHZHSjIk

Sin embargo, la labor de rescate fue excepcional. Una grúa empezó a escarbar la tierra a su alrededor y en menos de 5 minutos el nivel del barro había descendido lo suficiente como para que el elefante saliera caminando. A continuación, lo esperaban 2 coches y un helicóptero para guiarlo de vuelta hasta el Parque Nacional Chyulu Hills, donde queda en un área protegida y fuera de los asentamientos humanos.

slide_407438_5102436_free

A pesar de que este trabajo de rescate se vea un poco excesivo, la verdad es que cualquier ayuda es absolutamente necesaria. Los elefantes son una especie en peligro de extinción debido a la caza ilegal que los persigue por su preciado marfil. Donde se estima que mueren en promedio 35.000 cada año. Una cifra impactante y atroz, que los podría hacer desaparecer en tan sólo décadas.

slide_407438_5102444_free

Esta jornada en Kenia fue maravillosa y esperamos se sigan repitiendo cada vez más. Ya que, una de las cosas más lindas de este mundo, es poder observar la naturaleza en su máxima expresión. 

Visto en The Huffington Post 

Puede interesarte